Revista Gremial del SAONSINRA (2017) Soporte digital de la Revista del SAONSINRA - Page 49

r “MADE IN ARGENTINA” sumiendo materiales y mano de obra argentina generando puestos de trabajo dignos que permitan el crecimiento de nuestra querida nación”. “Todos conocemos de dónde venimos. Desde los años 70 que la Argentina no ha podido competir en este terreno, perdimos barcos, astilleros y ahora estamos en un estado donde lo que se mueve es el remanente de lo que fue una gran marina mercante. Tenemos que reconstruir nuestro sector, siendo de fundamental importancia que se trans- formen en Ley los proyectos de Marina Mer- cante e Industria Naval que ya cuentan con media sanción del Senado. Hay que recupe- rar este bien para los argentinos”, manifestó Jorge Metz. EL TRABAJADOR NAVAL Por: Adrian Morales demos dejar de exponer dos hechos que marcan el es- fuerzo en éste eje industrial, ALNAVI, en Campana, fue una empresa quebrada en los 90, rescatada y puesta en valor durante el 2009. Astillero Río Paraná Sur, en Lima, inau- guró en el 2013 en un enclave estratégico por su ubicación geográfica. Son pruebas insoslayables de que cuando existe el convencimiento, y la visión a largo plazo, los empresa- rios están dispuestos al riego; y que ese riesgo es corres- pondido por la mano de obra de alto nivel de los trabajadores Navales  Nuestro compañero Ardían Morales, de- legado del SAONSINRA en Lima, Campana y Zarate, expresa por su parte: “Apoyamos y apostamos a la reactivación de la Industria Naval. coincidimos, sin dudas, en la creación de trabajo digno y de calidad. Sabemos que representamos a obreros especializados y tan capaces como los mejores del mundo. Por tanto, nuestra mano extendida a los em- presarios y a los trabajadores que manco- munadamente sostienen la puerta abierta para que la esperanza se convierta en la re- alidad del sector y de los argentinos. No po- Los terrenos donde hoy se asienta el Astillero Río Paraná Sur originariamente formaban parte de una estancia. Trabajaba allí como puestero Don Pastor. Al ser vendidos los terrenos para la ins- talación del Astillero se pacta que Don Pastor debe ser empleado por los nuevos propietarios de las tie- rras. Cumpliendo ese acuerdo Pas- tor pasa a ser el Primer Trabajador del Astillero, y los due- ños del mismo dan a la calle prin- cipal de acceso a las instalaciones el nombre de su Primer Trabaja- dor: Pastor Aureliano Díaz.  49 Barcaza “Tanque” Pastor Aureliano Díaz y Juan Speroni