Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 96

Responsabilidad Social y Ciudadana Héctor “Toty” Flores Emprendimientos sustentables Diputado de la Argentina. Fundador del Movimiento de Trabajadores Desocupados y de la Cooperativa La Juanita Es verdad que lo primero que hice fue ser piquetero, después de que me quedé sin trabajo. Y lo reivindico, no lo digo en chiste, porque el hecho de habernos organizado dentro del Movimientos de Trabajadores Desocupados (MTD), para mí fue muy importante en un tiempo en que por la crisis del país quedarse sin trabajo era ser nada. El MTD nos dio esa identidad que estábamos perdiendo, y nos permitió junto con otros volver a instalarnos en el aparato productivo. Por supuesto que de manera distinta a la que habíamos estado hasta entonces. Un hecho definitivo para nosotros fue ser distintos en el sentido de que somos un movimiento de trabajadores desocupados, un movimiento piquetero que no aceptó los Planes Trabajar, como se llamaban en el ‘97. Eso nos identificó de manera categórica hasta a hora. A partir de ese proceso que fuimos haciendo, nos dimos cuenta de que volver al aparato productivo formal, tal cual lo conocíamos nosotros antes de quedar desocupados, era una utopía en los años ‘95, ‘96, ‘97. Había sido tan brutal la destrucción de la fuerza productiva que aunque hubiera crecimiento económico no nos iba a volver a contener. En ese entonces era una discusión teórica, hoy es una realidad. El país ha crecido a tasas chinas, y sin embargo una masa impresionante de millones de personas está sin trabajo, tiene trabajo informal, o directamente no ha podido salir de la situación de pobreza. Esto nos marcó, y empezamos a hacer lo que luego llamamos trabajo autogestionado. Hubo profundas transformaciones en el país y en el mundo, y que esas transformaciones hicieron que cambiara la relación de las personas, o las relaciones de los distintos sectores sociales, y había cambiado también la modalidad del empleo, no del trabajo. Lo que nos parecía una barbaridad era que fuera el fin del trabajo, todas esas cosas que se decían por ahí como teorías innovadoras. Porque trabajo había; nosotros vivíamos en barrios donde todo estaba por hacerse, y por lo tanto había que empezar a trabajar en eso. El trabajo autogestionado ya no era alquilar una fuerza de trabajo a una empresa para hacerlo como si fuera una mercancía, sino que empezamos a considerar el trabajo como un valor en sí mismo. Esa fue la vuelta que le dimos. Empezamos a incorporar otras cuestiones alrededor del trabajo, como la educación, como el trabajo solidario, como parte de una tarea necesaria para poder sostener estos emprendimientos productivos. El trabajo autogestionado no era alquilar una fuerza de trabajo a una empresa para hacerlo como si fuera una mercancía, sino que empezamos a considerar el trabajo como un valor en sí mismo. FORO •115