Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 88

Responsabilidad Social y Ciudadana Juan José Almagro Beguin the beguine Profesor honorífico de la Universidad Complutense de Madrid y profesor-coordinador titular del Master de Responsabilidad Social de la Universidad de Alcalá de Henares. Consejero del Grupo Mapfre. Miembro del Consejo Asesor Internacional del Foro Ecuménico Social Estamos viviendo, lo dijo Zygmunt Bauman, en una sociedad líquida frente a una sociedad sólida, propia de la modernidad. Estamos seguramente en la posmodernidad, y esta sociedad líquida nos ha llevado a que confundamos progreso con velocidad, y estemos buscando permanentemente atajos. A todos nos llega eso que se llama el síndrome de la impaciencia, y queremos tener las cosas en el instante, aquí, sin esperar, inmediatamente, sin sufrir para conseguirlas. Eso está ocurriendo en el mundo actual, porque desde hace algún tiempo se instaló entre nosotros eso que se llama facilismo, y al final facilismo no es más que no nos cueste nada conseguir lo que queremos en cada momento. Parece como si los humanos nos hubiéramos olvidado en los últimos tiempos de eso que se llama cultura del esfuerzo, cultura del trabajo, y cultura de la decencia. Al final resulta que sabemos lo que pasa, pero no sabemos cómo hincarle el diente y resolver los problemas que tenemos. Nos aqueja la incertidumbre, y cuando ella se apodera de nosotros, al final el miedo nos atenaza. Eso está instalado entre nosotros en este momento, como está instalada seguramente una segunda reflexión que me gustaría compartir. Tony Judt, que es un británico que vivía en Estados Unidos y era profesor de la Universidad de Nueva York hasta que el 8 de agosto en que murió, decía que, desafortunadamente, los humanos estamos viviendo una especie de época del olvido. Hemos instalado un estilo de vida que nos resulta natural, y que probablemente es fruto solo de los últimos dos decenios, porque el mundo es distinto desde esa perspectiva histórica. Sin ser capaces de entender cómo era el mundo, nos hemos metido en otro mundo, en el que nos resulta natural olvidarnos de lo que ha estado pasando hasta ahora. Desde los años 80, los seres humanos hemos estado persiguiendo el beneficio, y el beneficio siempre, bajo cualquier condición, cuanto antes, ya, todos ricos. Otro sociólogo, que se lama Richard Sennett, lanza la idea del capital impaciente. Y yo le pongo un subtítulo que es “y los directivos indecentes”. Cuando hace 25 años, empiezan a darse cuenta de que las acciones en lugar de mantenerlas y recibir dividendos, reditúan mucho más si uno es capaz de comprar y vender acciones inmediatamente, y tratar de hacerse rápidamente rico, el capital se vuelve impaciente, y para conseguir las mayores ganancias muchos directivos se vuelven indecentes, porque están vinculados a las ganancias a corto plazo. El capital se vuelve impaciente, y para conseguir las mayores ganancias muchos directivos se vuelven indecentes, porque están vinculados a las ganancias a corto plazo. FORO •107