Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 86

Responsabilidad Social y Ciudadana forma de ética para Borges es escribir lo que es soñando sinceramente. Piensa también que una tercera forma de ética para el escritor sería ahorrar incomodidad al lector. “La comodidad es una forma de la cortesía”. Considera que la gente que escribe sin signos de puntuación o sin mayúsculas, es desconsiderada, porque está produciendo una molestia desde la perspectiva del lector. Es quizás más difícil hablar de la ética de la poesía en Borges, porque para él es algo que uno recibe. No se puede proponer escribir un poema con tal argumento porque el poema es trasmitido por la Musa, el Espíritu Santo o el subconciente. Este es el motivo por el que no cree en la “literatura comprometida”... lo que el autor se proponga no es lo más importante, porque una vez que se pone a escribir, escribe con algo más profundo que con sus opiniones; escribe con todo su ser, con las vidas de sus antepasados, con todo el pasado del mundo y con lo que siente en aquel momento. Por eso no cree en la literatura comprometida. En lo que respecta a la poesía revolucionaria, cree que toda revolución debe producir una conmoción en los ánimos y cita cómo en nuestro país (la Argentina) luego de la Revolución de Mayo, en 1811 se publican los diálogos de Bartolomé Hidalgo, de lo que nacerá la poesía gauchesca, género muy importante dentro de nuestra literatura. Pero dice: “Yo preferiría que los poetas no supieran que son revolucionarios y que escribieran movidos por los hechos”. Para Borges, Whitman creía en la democracia e inventó un género poético especial para la democracia. En la Revista Sur de abril de 1945, respondiendo a un cuestionario que le formulan, Borges dice que hay lecturas inmorales. Por ejemplo en el Martin Fierro el au- tor denuncia cómo el ejército convierte en vagabundos y forajidos a hombres de campo; esto se convierte en algo inmoral cuando se busca la sinceridad en los consejos del viejo vizcacha basados en la “picardía criolla”. Hay también publicaciones inmorales. Son aquellas que exaltan a través de las revistas populares todo lo que conduce al servilismo o a la propia degradación. La doctrina del arte por el arte, lleva a un vaciamiento de contenido moral, empobreciendo la literatura. Borges, siguiendo a Heráclito, al que tantas veces cita, manifiesta en su concepción del yo, que lo único que existe es el presente, porque cambiamos continuamente. El tiempo es un eterno presente. Es decir que hay que construir la identidad a cada instante. Es en ese instante que ejercitamos el libre albedrío, única ilusión de libertad que tenemos. En la que debemos creer para obrar éticamente. Este pensamiento está expresado poéticamente en la trama de “Los Conjurados”. Borges hacía el culto de la ética, de ese instinto ético que determina nuestro obrar en cada instante, ante cada disyuntiva, ese instinto éti co que hace que sepamos si obramos bien o mal. Uno se pregunta si el hombre fue creado con ese instinto o si ese instinto nace con el actuar, cuando el hombre elige en el último momento su libertad. Cuando Adán y Eva desobedecen a Dios, cuando eligen la libertad, al ser llamados por Dios, se esconden, saben que han obrado mal, sienten vergüenza al darse cuenta de su desnudez. Podemos ver a través de la selección de algunos cuentos cómo incorpora Borges estos conceptos, que Hay que construir la identidad a cada instante. Es en ese instante que ejercitamos el libre albedrío, única ilusión de libertad que tenemos. En la que debemos creer para obrar éticamente. FORO •105