Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 68

Inmigración, espíritu emprendedor y RSE Miguel Carrera Troyano, Pablo Biderbost Moyano y Fernando Flores Maio Las políticas de responsabilidad social corporativa y la integración de los nuevos ciudadanos en España Carrera es director del Instituto de Estudios de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca, Biderbost es investigador en ese instituto, y Flores es director del Foro Ecuménico Social. La Poco se estudió acerca de los mecanismos a través de los cuales la responsabilidad social corporativa favoreció la paulatina y normalizada incorporación de los inmigrantes en la sociedad receptora. 86• FORO matriz demográfica española ha cambiado. En los recientes lustros, España se ha erigido en un destino privilegiado de los flujos migratorios internacionales. Hacia finales del decenio de 1970, la sociedad española comenzó el alejamiento progresivo de su perfil emigrante. Los cambios estructurales, tanto económicos como políticos, por los que atravesó produjeron no sólo el retorno de parte de sus antiguos emigrantes en los continentes americano y europeo sino, paralelamente, la llegada ingente de población extranjera. Un cuarto de siglo después, el escenario sociológico español presenta un carácter profundamente inmigratorio. El número de inmigrantes en España supera, en la actualidad, los 5 millones de personas y, en términos absolutos, este país es, luego de los Estados Unidos, el que más inmigrantes ha recibido en los últimos diez años. Esta evolución ha conducido a que el 11,3% de los residentes en España sea de origen extranjero. Los colectivos poblacionales de origen inmigrante más numerosos son, en orden descendente, el rumano, el marroquí, el ecuatoriano, el británico y el colombiano. Entre los factores que han propiciado el fenómeno inmigratorio en España, se ubican el boom económico acaecido durante el último decenio, basado, en parte, en el crecimiento del sector inmobiliario, la especial ubicación geográfica de la península ibérica (su proximidad al continente africano que facilita la llegada de inmigrantes magrebíes y subsaharianos y la posesión de un clima agradable que atrae a inmigrantes europeos) y, finalmente, la cercanía cultural e idiomática con las sociedades hispanoamericanas, lo que ha inducido el arribo de trabajadores de este origen, en detrimento de lo que era su anterior destino inmigratorio tradicional en los Estados Unidos de América. Como consecuencia de esta reversión de las corrientes migratorias, la urdimbre sociológica española ha cambiado y ello ha originado la puesta en marcha de procesos adaptativos y de integración de los colectivos inmigrantes en la sociedad de acogida. Cuando se hace referencia a la integración de los inmigrantes, se hace uso de una expresión que, por naturaleza, es ambigua y polisémica. Sin embargo, la producción bibliográfica sobre la integración socio-económica, educativa, jurídica y cívico-política de los inmigrantes