Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 67

Inmigración, espíritu emprendedor y RSE ma para la sociedad, según pensaban los españoles. No hay que verlo como un problema, sino tomar cartas en el asunto y ejercer los derechos que como ciudadanos tenemos y las obligaciones que asumimos. Entre otras debemos pedir que las administraciones actúen bajo criterios de Responsabilidad Social, que los políticos tengan una actuación ética, basada en el interés general y no en el interés particular, que el ciudadano no se conforme ante las injusticias. Para terminar, me gustaría decir que la empresa no es la causante de todos los males sociales ni la respuesta a todos los males sociales; es un agente más que debe asumir su responsabilidad; debe trabajar en colaboración con el resto de los agentes. Pensar que papá Estado me va a solucionar todo o papá empresa es el que causa todo mal, es una doble partida que hay que empezar a desechar. Todos tenemos la oportunidad de formar parte de la solución. • Existe una responsabilidad social ciudadana que cada uno tenemos que asumir y que gran parte de la sociedad ha delegado. FORO •85