Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 57

Inserción laboral de jóvenes Silvia Padovani y Emilce Leanza Para conquistar el futuro Responsables de la Casa del Niño Lourdes Cuando pensábamos como presen- tar la Casa del Niño Lourdes, recordamos una frase que nos acompaña desde siempre. Está ubicada en Berazategui, y desde 1996, fundada por el Padre Francesco Ballarini. Trata de crear un espacio y dar la posibilidad de soñar. Entonces la frase que nos rige es: “para conquistar el futuro es necesario soñarlo antes”. Con esta visión de soñar un futuro mejor, un mundo mejor, y que estamos convencidas que podemos hacerlo, que podemos cambiarlo, es que trabajamos. Trabajamos sobre tres ejes o pilares que son la educación, la formación laboral y los vínculos. En la educación, entendida a partir de distintos talleres que ofrecemos, en las que los chicos desarrollan sus propias posibilidades, con el respeto que se merecen y con esa mirada que dignifica, esa mirada esperada por todos los chicos y jóvenes. En la cuestión de los vínculos, basados básicamente en que sean protagonistas de sus propias historias y de la historia general que sean capaces, que se crean realmente y que nos creamos todos capaces de cambiar esta realidad. Y en la formación laboral, no tanto pensando en una salida laboral sino en formarlos en la cultura del trabajo, la responsabilidad, los hábitos, el respeto por el trabajo del compañero y del propio. Es ahí donde este proyecto de reinserción laboral nos abre y viene a completar la tarea de esta Casa. La casa del Niño Lourdes es hoy por hoy un centro integral. Tratamos de abarcar todas las áreas que mencionamos. Un escritor, Gianni Rodari, autor de cuentos para chicos y de distintos trabajos de la fantasía de la gramática y demás, estaba convencido de un cambio, de una educación más creativa, a nivel de los niños. Nuestro trabajo comienza con los más chiquitos, y sigue en el transcurso de una cantidad de años, abarcando a la juventud. Una juventud que se queda en la Casa del Niño porque nace el grupo de jóvenes. Ellos venían a visitarnos porque encontraban un lugar para poder estudiar, por ejemplo. Hoy los jóvenes tienen una casa para ellos, y tienen talleres donde comienzan a hacer sus primeras experiencias laborales. Disponen de talleres de panadería, peluquería, electricidad, computación e inglés. Además hay jóvenes que tienen un microemprendimiento de mermeladas, donde la elaboran durante toda una semana. Eso crea una disciplina del trabajo, una disciplina de responsabilidad y compromiso de dicho trabajo que asumen. Gianni Rodari escribió un cuento que tiene un poco la finalidad, o es el proyecto, que todos cree- Los jóvenes tienen una casa para ellos, con talleres donde comienzan a hacer sus primeras experiencias laborales, de panadería, peluquería, electricidad, inglés y computación. FORO •75