Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 36

Inserción laboral de jóvenes Los países exitosos en seguridad ciudadana han sido los de exclusión cero, no los de tolerancia cero. Su éxito está en que lograron abrirles plenas oportunidades de inclusión a los jóvenes. 54• FORO nórdica pasa por la inclusión social. Los países exitosos en seguridad ciudadana han sido los de exclusión cero, no los de tolerancia cero. Su éxito está en que han logrado abrirles plenas oportunidades de inclusión a los jóvenes. Tienen garantizados salud, educación, posibilidades de trabajo, y hay una fuerte protección a la familia. La sexta falacia es la de que la mano dura da resultado. En realidad complica el problema y potencia las discriminaciones entre los jóvenes pobres. Un estudio de USAID (2006) que pone a foco el fracaso de la mano dura en Honduras, El Salvador y Guatemala, muestra que “muchos de los jóvenes jamás han experimentado una interacción positiva con el Estado. Con frecuencia, su única vivencia del Estado es la policía haciendo arrestos y encarcelando personas”. El clima social para los jóvenes pobres es bien hostil. En el Latinobarómetro 2008, los encuestados dicen que las personas más discriminadas en América Latina son los pobres, y un 62 % dice que la policía es más propensa a detener a un joven que a un adulto. Ser pobres y jóvenes es un estigma muy importante. En la práctica la aplicación de la mano dura ha llevado a empujar aún más lejos de la sociedad a los jóvenes en riesgo y llenar las cárc eles de ellos. También ha preparado el camino para que ante la falta de respuestas de la sociedad, puedan ser reclutados por el crimen organizado. Señala una investigación de la Universidad Nacional de México sobre dicho país: “la base de apoyo social del narcotráfico comprende a más de 500.000 personas. Mientras no haya una política económica y social para reducir la pobreza será difícil revertir la situación”. Por otra parte, además de que estos abordajes son falaces como se ha visto, dejan de lado toda consideración ética. Son una de las violaciones éticas más feroces que hay en América Latina. Las víctimas se convierten en los culpabilizados por toda la sociedad. A un chico de 12 ó 13 años que le robó una cartera a una señora ¿debemos arruinarle la vida para siempre? ¿O tenemos que pensar cuál es el conjunto de situaciones que hacen que esté en esa situación? En América Latina el 50% de los chicos no termina la educación secundaria. El que no termina la escuela secundaria no va a tener un trabajo en la economía formal. El juez español Emilio Calatayud Pérez, quien vive en Granada, es llamado “El Padrazo” porque tiene un sistema de reinserción total para todos los jóvenes que llegan a su tribunal. Tiene un 75% de éxito en rehabilitación. En una reciente entrevista dijo algo tan simple como categórico: “Si no creemos que un chaval de 14 años puede ser reinsertado en la sociedad, estamos perdidos”. •