Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 31

Inserción laboral de jóvenes desigualdad va a destruir la cohesión social, y si no hay cohesión social, una economía de mercado no puede funcionar. Porque las economías de mercado presuponen que las personas tienen el poder de comprar; si hay mucha desigualdad este poder no es tal. Entonces no son suficientes las exportaciones. En el pasado algunos economistas decían que si no hay la posibilidad de vender cosas en el interior del país, hay que exportar. En el pasado fue verdad, hoy ya no, porque estamos en el período de la globalización. Muchos economistas ya están un poco obsoletos puesto que piensan con la teoría económica del período anterior a la globalización, que es un hecho de los últimos 30 años. La teoría del comercio exterior fue creada por Ricardo, el gran economista inglés, de inicios del 1800, cuando no existía la globalización. De modo que tenemos que tener cuidado cuando enseñamos a nuestros estudiantes esta teoría, porque no es que sea errada, es obsoleta, porque el mundo ha cambiado. Entonces, la desigualdad va en detrimento del desarrollo. La tercer razón es que la estructura del mercado de trabajo ha cambiado. Para fijar las ideas voy a utilizar una metáfora. La estructura del mercado de trabajo del período anterior a la globalización podría ser representada como una pirámide. La base representa ocupaciones más sencillas, y después con la educación se puede subir hasta la punta de la pirámide, que representa lo que los especialistas pueden llamar “top management”. En definitiva una estratificación con el nivel bajo, el medio, y el alto. Hoy no es así. La metáfora que representa hoy al mercado de trabajo es como un reloj de arena. Esto significa que la base inferior es la misma que ayer, pero la diferencia es que no hay un vértice superior, hay otra base como nos muestra el reloj de arena, que significa que en las empresas no es suficiente tener algunos empleados muy especializados; tienden a la necesidad de tener muchos muy especializados, porque necesitan ser innovadoras, algo sin lo cual no se puede competir en el mercado global. La segunda diferencia es a nivel intermedio. En el reloj de arena el nivel intermedio es estrecho, y es aquí donde la educación tiene una tarea muy importante. Estas son las razones por las cuales la educación hoy es el factor determinante. La educación es importante no solo para la inclusión social y el desarrollo, sino también para la liberación. Tenemos evidencia estadística que dice que la educación es el factor más importante para garantizar la libertad. Pero la libertad tiene tres dimensiones. La libertad significa ausencia de coerción; es lo que se llama la libertad en sentido negativo: yo soy libre cuando ninguno ejerce una coerción sobre mí. También está la libertad de elegir, de hacer, la posibilidad concreta de decidir; ésta es la libertad positiva: yo no soy libre si no puedo realizar lo que es mi plan de vida. La tercer dimensión es la libertad “para”, es decir, para un objetivo de cierta naturaleza. Hoy la educación es fundamental para garantizar la libertad “para”. Si le pregunto a un estudiante ¿qué entiendes por libertad? todo el mundo me dice ausencia de coerción, posibilidad de elegir, y cuando pregunto: ¿tú para que vives? ¿cuál es el fin de tu vida? no lo dicen, no saben la respuesta, Un país donde hay mucha desigualdad no se puede desarrollar. Este es un resultado que todos los economistas del mundo saben. FORO •49