Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 141

Premio Latinoamericano a la Responsabilidad de ONG Un techo para mi país Desde Más de 250 mil voluntarios lograron la construcción de viviendas y “empoderaron” a más de 70 mil familias, animándolas a involucrarse en sus futuros 160• FORO que inició su actividad en 1997 en Chile, impulsados por el sacerdote jesuita Felipe Berríos, no solo logran la construcción de viviendas sino que buscan “empoderar” a las familias, animándolas a involucrarse en sus futuros y entregándolos la esperanza de un cambio duradero. Empresas, medios de comunicación, y universitarios participan en este gran reto de terminar con la extrema pobreza en Latinoamérica. Beneficiaron a más de 70 mil familias y movilizaron a más de 250 mil voluntarios en 18 países del continente. Trabajaron en 7 países con más de 24 mil familias en procesos de Habilitación Social (ver página 77). Parten de la base que en este continente quedan todavía 200 millones de personas (38% de la población) viviendo en situación de pobreza y 80 millones de personas (15% de la población) en situación de extrema pobreza (con menos de 2 dólares por día). Pero en vez de ofrecer solo viviendas, implican a los pobladores en cada etapa del proceso. Por ejemplo, las familias juegan un papel importante al ponerse al frente de las reuniones de la comunidad y programas de educación. Los involucran en la ruptura del ciclo de pobreza en vez de simplemente enfocarse en la reducción de la pobreza de corto plazo. Hacen que su voz sea escuchada por la sociedad. Los incentivan a que se integren en las redes sociales. Participan jóvenes universitarios y profesionales. En las construcciones, cada equipo se compone de 7 a 10 voluntarios que construyen una casa en un fin de semana. Esta colaboración rompe barreras sociales, estereotipos y divisiones que han contribuido a la desigualdad y la exclusión. Los que lideran el proyecto son egresados de las mejores universidades de sus países y generalmente son jóvenes destacados. Trabajamos con más de 100 universidades en construcción, investigaciones, foros y discusiones. La mayoría de los ingresos provienen del sector privado, a través de donaciones y alianzas, entre otras con las empresas Lan, Chevron, Young&Rubricam, BHP Billiton, Banco Santander, América Economía, y Arauco. Tienen también acuerdos internacionales multilaterales con instituciones, que incluyen al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia (UNDEF). Su socio principal es el BID, a través del Fondo de Inversiones Multilaterales, del cual recibieron más de 2 millones de dólares. Crean sinergias con otras organizaciones y entidades gubernamentales. En Chile han influenciado las políticas públicas de vivienda para que se incluyan a las familias en los procesos de diseño, construcción y selección de localidades. Trabajan en ese país con el Ministerio de Vivienda, canalizando sus subsidios. •