Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 108

Responsabilidad Social y Ciudadana Enrique Morad La inversión de recursos privados en fines públicos Presidente del Grupo de Fundaciones y Empresas. Consejero de Fundación Loma Negra Organizado desde 1995 de manera informal y estructurado en 2001 como asociación civil, el Grupo de Fundaciones y Empresas (GDFE) tiene por misión promover y movilizar recursos privados de forma estratégica y eficiente en pos del bien público en la Argentina. Como lo hace anualmente, celebró su Jornada 2011, justamente llamada “La inversión social en movimiento: nuevas formas, actores y escalas”, en las cuales se analizaron respuestas locales e internacionales a los desafíos de la Inversión Social Privada. Nuestra época y de una manera especial, nuestro país se han caracterizado por un anterior descuido por el medio ambiente y hoy asistimos a una creciente toma de conciencia de su valor y de la necesidad de preservarlo para la posteridad. Por otra parte, y con una presencia acuciante y dramática, la realidad de la pobreza ha marcado el pasado, pero sobre todo hiere nuestros días actuales, en el contexto del capital humano, las posibilidades y los recursos naturales que posee Argentina. Las Naciones Unidas definen claramente el objetivo para el futuro: desarrollo económicamente viable, socialmente justo, ambientalmente sustentable. Esto no es novedad ni se alcanza por la acción aislada del gobierno, las empresas o las organizaciones sociales, sino justa- mente por la acción articulada de todos ellos. Vivimos un mundo globalizado y cada vez más complejo, en el que asistimos a una redefinición de las relaciones entre el Estado, la sociedad civil y el sector privado, y en el cual todos somos corresponsables del desarrollo de la sociedad. Las empresas, que antiguamente eran vistas como agentes económicos sólo orientados a generar lucro, han reconocido en nuestro tiempo que no pueden ser exitosas en medio de sociedades con altos índices de desigualdad, aisladas de las cuestiones sociales o ambientales. En el contexto de esta nueva visión de las empresas –que el GDFE reconoció ya hace años como lo tradujo su re-denominación “y empresas”– , es que el concepto de RSE ha ganado perspectiva. Hoy ya es habitual para los líderes empresarios asumir que la RSE es una manera de gestionar las compañías, definida por la relación ética y transparente con todos los públicos con los cuales la empresa se relaciona, estableciendo metas competitivas con el desarrollo sustentable de la sociedad, preservando los recursos ambientales para las generaciones futuras, respetando las diversidades, promoviendo la reducción de desigualdades sociales etc. Y Las empresas, que antiguamente eran vistas como agentes económicos sólo orientados a generar lucro, han reconocido que no pueden ser exitosas en medio de sociedades con altos índices de desigualdad, aisladas de las cuestiones sociales o ambientales. FORO •127