Revista Foro Ecuménico Social Número 8. 2011 - Page 104

Responsabilidad Social y Ciudadana el fraude al UBS, habla por sí sola al igual que la frase de su padre desde su Ghana natal cuando dijo: “nunca enseñé a mi hijo el fraude como filosofía de vida”. Aquí, el riesgo que Kweku Adoboli tomó –de seguro con el visto bueno implícito de sus superiores– se refería a los eventos posibles (negativos) a los que se pueden asignar probabilidades. Esos riesgos que se escudan en fórmulas y teoremas matemáticos complejos otorgan una garantía científica a la acción. Sin embargo, tanto Adoboli como sus superiores jerárquicos olvidaron aquellos eventos (negativos) a los que no se pueden asignar probabilidades. Considerando que la primera definición mencionada describe el riesgo en un sentido estricto, la última definición corresponde a lo que llamamos la «incertidumbre». Kweku Adoboli no tuvo en cuenta la incertidumbre ligada a sus acciones sino hasta que no había marchar atrás. El milagro no se produjo. El desafío ético que representa la gestión del riesgo sistémico como el resto de las tantas preguntas ya formuladas en 2008, tres años después de la crisis financiera más grave de la posguerra todavía requieren ser abordados. • Este casi monopolio del pensamiento se niega a ver que la actual crisis económica y financiera cuestiona varios principios erigidos durante mucho tiempo en verdades científicas. La nota completa se puede leer en la web www.foroecumenico.com FORO •123