Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 98

Responsabilidad Empresaria Carlos Castellani Crisis de los alimentos 5 Presidente de Apache. Ex diputado nacional y provincial Siempre hubo grandes oportunidades para el país. Lamentablemente las hemos malgastado durante décadas. 116• FORO El mercado de los alimentos en relación a la crisis mundial es una gran oportunidad para la Argentina. Siempre hubo grandes oportunidades para el país. Lamentablemente las hemos malgastado durante décadas, quizás durante 70 u 80 años, pero no hago referencia a la actividad privada. La actividad privada es justamente la que crea y concreta estas oportunidades. En este caso el campo es un ejemplo. Si hablamos de alimentos, es un sector muy eficiente en la República Argentina. Quizás es visto como uno de los sectores más importantes por funcionarios y productores de muchos otros países, porque se llegó a 100 millones de toneladas y porque seguramente vayamos a pasarlas, haciendo un paréntesis en esta decadencia del año 2008, del conflicto del campo con el gobierno, de la sequía impensada como si fuera un castigo –hacía mucho tiempo que no había una sequía de esa naturaleza que perjudicó a la producción de granos del país– y también la crisis internacional. Pero las oportunidades están siempre para el futuro en la República Argentina. El problema radica en que los gobiernos no cumplieron las expectativas. Si tuviera que decir hoy un título, salió en «La Capital» de Rosario, un tema nacional: «30 por ciento de pobreza». De la pobreza en el país pondría como responsable al Estado nacional, provincial, y muchas veces municipal, por estar mal administrado. La pregunta es siempre válida: ¿por qué en la Argentina –que produce alimentos para 300 millones de habitantes y somos 40 millones– existe esta pobreza, y muchas veces existe también el hambre en algunos sectores? El Estado, con un presupuesto muy grande, ayudado por la voracidad impositiva que tiene y con la recaudación, prioriza otras cosas en lugar de atender las situaciones límites de la gente que lo necesita. Eso es primordial. Pero seguramente existe una intermediación que no deja llegar el dinero gastado a destino para comprar la comida para los necesitados. Por eso muchos desde el sector privado quieren ayudar, y de hecho muchos dan dinero para mejorar la situación. Sin embargo, en el país es como que hubiera una intención de manipular esa clase social y no dejarla cubrir las necesidades. En todo caso se podría pensar que se hace populismo, para tener cautiva a mucha gente necesitada. Si esto fuera así, los gobiernos serían crueles al manejar este tipo de situaciones. O sea las oportunidades están, pero la Argentina no ha podido despegar. Los sectores privados muchas veces sí han despegado, sí hubo capitales argentinos