Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 93

Responsabilidad Empresaria ecuación y se fijase en el beneficio público de una inversión también pública realizada por un privado, teniendo en cuenta que hay segmentos de la población que tiene ahorro y tiene riqueza, podría asociarse y tratar de incentivar y persuadir, hablando con los empresarios y las familias más representativas y más pudientes de la Argentina, para que tengan mayores iniciativas de inversión social, y para obviamente mejorar el beneficio social en una sociedad que claramente tiene un serio déficit en materia hospitalaria, en materia de museos, bibliotecas y colegios. Argentina se encuentra en la situación de ese relativo divorcio entre el sector público y el sector privado con sus instituciones en el peor de los mundos: escaso presupuesto público con insuficiente respaldo privado y obviamente con instituciones débiles. Claramente los colegios, las universidades, los museos, las bibliotecas dejan bastante que desear, y así también los servicios que deberían prestar. Deberíamos hacer el esfuerzo, no por el caso de una institución en particular, ni por un tipo de institución. Se habla de la Ley de Mecenazgo. A pesar que yo sobre todo actúo en el ámbito de la cultura pienso que no hay que hacer una ley de mecenazgo que premie la inversión social en cultura si no tenemos una ley nacional para todo tipo de inversión social. Con la Ley de Mecenazgo si alguien apoya a una institución cultural tiene un cierto beneficio pero si apoya a un hospital no lo tiene. Tiene que haber una política de Estado nacional que realmente incentive la inversión social por parte del sector privado, es decir por parte de las empresas y las familias.• La Argentina se encuentra en la situación de ese relativo divorcio entre el sector público y el sector privado con sus instituciones en el peor de los mundos. FORO •111