Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 81

Responsabilidad Empresaria alguna razón contractual con la propia empresa. Estoy hablando de los empleados, los proveedores, los accionistas, los colaboradores, los clientes. Hay un segundo grupo al que también le importa las cosas que haga la empresa, desde la opinión pública, los medios de comunicación, pasando por instituciones y administraciones públicas como la propia competencia. Tengo que ser capaz de crear mi propio mapa de grupos de interés para que esos grupos se sientan involucrados en el devenir y en el desarrollo de la propia empresa. Así puedo establecer un modelo de Responsabilidad Social, que es a lo que me refería antes cuando lo definía como integral. En primer lugar, estamos hablando de buen gobierno, de responsabilidad social, y de acción social. Es decir, sin buen gobierno no podemos hablar de responsabilidad social. Si uno no cumple la ley no puede hablar de que está haciendo políticas de responsabilidad social. Lo primero que tengo que hacer es cumplir la ley, es obligatorio para todo el mundo. Al mismo tiempo debo tener un comportamiento ético y ser transparente en mi gestión. Eso conforma el buen gobierno de la empresa. Cuando hablamos de Responsabilidad Social hablamos del compromiso equitativo con todos los grupos de interés. La equidad es un paso más de la justicia, es la relación con los grupos de interés dándole a cada uno lo que cada uno de ellos necesita, más allá de lo que diga la ley, y evidentemente cumpliendo la ley. Hay un tercer núcleo que integra este modelo de Responsabilidad Social: es la acción social, la cooperación al desarrollo, adonde incluyo destinar recursos a la gente que más lo necesita, los más desfavorecidos y también el voluntariado. Sin buen gobierno y sin Responsabilidad Social no se puede hablar de un organismo o de una institución socialmente responsable. La acción social dependerá de las posibilidades que tenga cada una de esas organizaciones. Así como no puedo sustraerme a la necesidad de cumplir la ley en cada momento, tampoco puedo sustraerme de la Responsabilidad Social que hoy es exigible. Todas las grandes empresas del mundo hacen memorias de Responsabilidad Social que reparten a miles de personas y en las que se comprometen a hacer las cosas de una determinada forma. Desde el momento en que me comprometo por escrito a hacer cosas, la opinión pública, los grupos de interés, pueden exigirme que cumpla aquello que me estoy comprometiendo a hacer. A las grandes empresas, precisamente por ese rol diferente que juegan, les es exigible que tengan un modelo de Responsabilidad Social, pero es más que aconsejable que participen de una u otra forma, que se comprometan social y solidariamente con la sociedad a través de la acción social, de la cooperación para el desarrollo o del voluntariado. Cuando hice mi tesis doctoral sobre Responsabilidad Social descubrí que hablamos en pleno siglo 21 de este tema pero hace más de 2000 años estaba con otro nombre. En el año 44 AC Cicerón un poco antes que lo asesinaran escribió un libro que se llama “Sobre los deberes”, que le dedicó a su hijo Marco, en el que le hacía partícipe de sus profundas convicciones. Allí de- Integra también el modelo de RSE la acción social, la cooperación al desarrollo, destinar recursos a los más desfavorecidos, y también el voluntariado. FORO •99