Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 66

Desarrollo y Diálogo El cambio ya comenzó. Hay mucha gente inquieta, grupos trabajando, políticos y gremialistas jóvenes formándose. ya comenzó. Hay mucha gente inquieta, grupos trabajando, políticos jóvenes y gremialistas jóvenes formándose. Este cambio todavía no se ve, pero va a surgir de lo que ya está en marcha. Cuando me convocaron los obispos para este trabajo, mi primera reacción fue pensar esto es una utopía, viendo lo que éramos los argentinos. Sin embargo inmediatamente acepté, porque quiero profundamente a la iglesia y a mi país, pero sobretodo porque creo en Dios. Creo que el actúa en nuestra historia personal, familiar y comunitaria. Con él esta utopía es posible si El quiere que así sea. Todo lo realizado en mi vida por el trabajo por los demás, la Iglesia, el país, Caritas, y hoy Justicia y Paz, más allá de todos los sacrificios ha sido y es para mí un camino de felicidad. Por eso lo comparto y me gustaría seguir transmitiendo este espíritu.• Mariano Narodowski El enorme capital social de nuestro país Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires Estoy vinculado al Foro Ecuménico Social desde hace ya varios años, y veo siempre ese entusiasmo y compromiso con el hacer desde la gente, levantando fronteras, levantando límites, dialogando y buscando capital social. Observé, cuando subían al escenario a recibir los premios que otorga el Foro, gente que hace, gente que trabaja, que se compromete, que tiene un montón de entusiasmo, que se brinda a los demás. Me parece que hoy por hoy ese es el enorme capital social de nuestro país. En ese sentido me gustaría decir gracias, porque finalmente somos nosotros los argentinos quienes vamos a poder llevar adelante estos proyectos juntando religiones con Estado, con ONG, con empresas, bajando fronteras, dialogando, generando espacios de comunicación, reconociéndonos como nosotros, a pesar de las diferencias, saliendo de la lógica facciosa del enfrentamiento inútil. Como los premiados trabajan todos los días, como el Foro trabaja y además lo reconoce, se genera un premio que no es lo contrario del castigo como a veces se supone, sino premio en sentido de valor, en sentido de aquello que se destaca. Ojalá los funcionarios estemos a la altura de esto que ustedes generan. No sé si es una verdad –como escribió Borges en “Los conjurados”– pero ojalá sea una profecía.• Palabras pronunciadas en la entrega del Premio Latinoamericano a la Responsabilidad de ONG y del Premio al Emprendedor Solidario, noviembre de 2008, auditorio del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación. 84• FORO