Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 65

Desarrollo y Diálogo pero con respeto y cercanía a las personas; 4º) actitud de entrega; 5º) poner mucha lucidez y creatividad; y 6º) espíritu de humildad y comprensión. En síntesis el desafío principal en este Foro “De Habitantes a Ciudadanos” es lograr políticas públicas y un proceso de verdadero diálogo entre sus dirigentes, que signifique un cambio cultural. El diálogo es definir valores y transformarlos en acciones concretas. Un conjunto de relaciones que generen confianza. Los países con las tasas más altas de confianza son los más desarrollados. El capital social genera vínculos y redes. La novedad de hoy es crear redes entre la sociedad civil, la sociedad política y la sociedad económica. Esto es absolutamente necesario y consiste en que la red de organizaciones de la sociedad civil y las instituciones político administrativas estén dedicadas a la realización de obras. Ni la sociedad civil sola, ni la sociedad política sola podrían hacerlo. El principio regulativo de las relaciones entre estos dos tipos de sociedad es la subsidiariedad. La separación de la sociedad civil y la política, y la insuficiente dotación de confianza generalizada, son los verdaderos cuellos de botella para la Argentina. Proyecto de Ley Llevamos 3 años trabajando juntos. Este Foro se reúne cada 2 meses, concurren todas las organizaciones que les he mencionado, con sus respectivos directivos. El foro debate temas a tratar y luego pasan a equipos técnicos. Estos equipos los hemos formado con especialistas de cada tema seleccionado. Hay un equipo coordinador formado por 10 instituciones del Foro, entre las que se encuentran la Sociedad Rural, Conciencia, Justicia y Paz, CGT, CAME, ACDE. Hasta el momento hemos elaborado un proyecto de ley –el año pasado lo presentamos en el Congreso luego de un trabajo con los legisladores– sobre educación y prevención para la drogadicción. Logramos una aprobación en diputados, con la oposición y con el oficialismo en conjunto. Hoy está en la Cámara de Senadores. Hemos elaborado propuestas para la reducción del trabajo informal. A su vez estamos trabajando con dos equipos en temas de desnutrición infantil y de adultos mayores. Luego de 3 años, lo más importante es haber creado este espacio de diálogo, tener continuidad, crear vínculos y avanzar en temas de fondo elaborando propuestas desde la sociedad civil. En la última reunión de la Comisión Permanente los obispos elaboraron una declaración en la que convocamos a todos los ciudadanos a fortalecer la paz social y las instituciones de la patria, pero señalando que “cuando priman intereses particulares sobre el bien común, o cuando el afán de dominio se impone por encima del diálogo y la justicia, se menoscaba la dignidad de las personas, e indefectiblemente crece la pobreza en sus diversas manifestaciones”. Debemos volver al diálogo y lograr acuerdos para tener un país con futuro. Estamos trabajando con este espíritu. Para lograr también políticas provinciales y municipales lo que estamos realizando a nivel nacional lo hemos comenzado a reflejar a nivel local. La idea es lograr una verdadera red de dirigentes a nivel nacional que trabajen en pos del bien común, independientemente de sus propuestas sectoriales. Por todo lo que recorro el país y por las reuniones en las que participo puedo decir que a partir del 2001 el cambio La novedad de hoy es crear redes entre la sociedad civil, la sociedad política y la sociedad económica. Esto es absolutamente necesario. FORO •83