Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 64

Desarrollo y Diálogo Hoy no se puede hablar de una política nacional si no se tiene en cuenta al 40% de la población que es pobre, a los más marginados. 82• FORO Universidad Católica Argentina), del sector social y credos (AMIA, ACIERA, CIRA, Conciencia, Foro del Sector Social y Comisión Nacional de Justicia y Paz). Todos nos dijeron que sí y nos empezamos a reunir. Hicimos un pequeño documento disparador, en el que juntamos 10 problemas fundamentales para la Argentina, en materia de educación, salud, justicia y seguridad ciudadana, política social, reforma política y del Estado, medio ambiente, organización económica, integración regional y mundial, trabajo/empleo decente, tierra, infraestructura y hábitat, libertad y responsabilidad ciudadana. Además tomamos un tema transversal, la inclusión social, y vimos cómo cualquiera de los problemas repercutía en los excluidos. Queríamos llegar al bicentenario con la posiblidad de incluir a todos. Hoy no se puede hablar de una política nacional si no se tiene en cuenta al 40% de la población que es pobre, a los más marginados. Después vimos que no iba a ser posible trabajar sobre todos esos puntos pero que por lo menos éramos capaces de tomar un punto o dos y hacer algo en conjunto. Así seleccionamos dos grandes temas para comenzar a trabajar: En la primer etapa: empleo y trabajo decente, para incentivar la formalización del empleo informal. Nos preguntamos cómo reducir el trabajo en negro en la Argentina, ¿cómo lograr condiciones para que aumente el trabajo formal? El trabajo en negro está fundamentalmente en las pymes menores de 5 personas. El otro tema, dentro de educación, fue la prevención de la drogadicción. Después en la segunda etapa tomamos otros dos grandes temas: Niñez en riesgo (erradicación de la desnutrición infantil y materna) y Tercera edad (inclusión de los adultos mayores). Los destinatarios de nuestro trabajo son: en primer lugar el gobierno y sobre todo el Poder Legislativo, porque todas las propuestas en democracia sino se convierten en leyes y las leyes no funcionan, no tienen sentido. En segundo lugar es la sociedad civil, porque tiene que reclamar el cumplimiento de las leyes. Cuando empezamos a trabajar nos encontramos con dos grandes inconvenientes. Por un lado el personalismo excesivo de nuestras instituciones, que no permite el crecimiento institucional. Necesitamos instituciones, partidos políticos con mayor desempeño, que eviten los personalismos y permitan la continuidad de las instituciones más allá de las personas. Por otro lado el segundo tema es la ideología y la política. La ideología exagera las ideas y dificulta el diálogo. Superar las ideologías y los personalismos Debemos como dirigentes cambiar esta situación, fortificar las instituciones, crear espacios de diálogo verdadero dentro de nuestras instituciones, superando las ideologías y los personalismos. En las organizaciones verticalistas hay militancia, en las comunidades hay diálogo. Debemos lograr en nuestras instituciones pasar de la militancia a la comunidad. ¿Qué se requiere para que exista un verdadero diálogo? El desafío era sentarnos y dialogar verdaderamente. 1º) búsqueda en común de la verdad; la verdad la construimos entre todos, cada uno tiene un parte de la verdad; 2º) un espíritu de apertura y acogida; más que convencer a los otros tengo que comprenderlos; 3º) el diálogo se construye con métodos pacíficos; hay múltiples formas de mediación y negociación