Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 37

Jóvenes y Responsabilidad Social ble cuyo titular es el alumno o su padre, madre o tutor, que lo obliga a operar con el sistema bancario. El alumno se compromete a través de un contrato de honor a asistir a clase, lograr buenas calificaciones, buen comportamiento, y rendir sus gastos con los correspondientes comprobantes el último día hábil del mes. De no cumplir con alguno de estos compromisos el alumno es penalizado con un mes de beca. Y de reincidir en su incumplimiento es dado de baja del Programa. El Banco a través de una ONG aliada le brinda al alumno una tutoría pedagógica, familiar y social, para que logre cumplir con éxito lo acordado con el BBVA Banco Francés. Las reuniones de tutoría pueden ser quincenales o semanales, y el alumno debe asistir a las mismas. El Programa en 2009 suma 871 becas activas, en 15 localidades del país, a través de alianzas con 13 ONGs. Las ONGs aliadas tienen como tarea la selección de los alumnos y un estrecho seguimiento y colaboración con cada uno de los alumnos, sus familias y las escuelas a donde asisten. Lo observado y aprendido Identificamos diez aspectos relevantes que se fueron haciendo visibles a medida que avanzábamos con los acuerdos, la instrumentación y ejecución año tras año. 1. Brindar amparo social que anime a pensar un horizonte distinto Todo habitante tiene necesi dad de amparo social. Puede ser a través de entidades oficiales municipales, provinciales o nacionales. Puede ser a través de entidades de la sociedad civil como fundaciones y asociaciones, incluso la misma escuela o alguna empresa con un programa social. Puede ser también a través del contacto directo con personas de bien. Ese amparo social podría no ser utilizado, pero su existencia es como un seguro tranquilizador que reduce la idea de desprotección y permite proyectar un futuro más promisorio. Para aquellos que gozan de múltiples recursos la ausencia o merma de amparo social es compensada por la habilidad para resolver situaciones conflictivas y por los recursos materiales disponibles. Bastaría pensar en una situación de inseguridad, o de litigio con terceros. La persona necesita de fuerzas de seguridad en un caso y de una Justicia de fácil acceso y pronta resolución en otro. Lo que para una persona de múltiples recursos es importante, refiriéndonos al amparo social, para estas personas y grupos de personas de muy bajos ingresos resulta desesperadamente imprescindible. Y de no encontrarlo en organizaciones o personas de bien, podrían ser arrastrados por personas u organizaciones delictivas a situaciones de difícil retorno. “Nos cambia (la vida) ver que alguien piensa y se ocupa de nosotros” es frecuente escuchar entre los becados, sus familias y sus entornos. “Nos cambia la vida ver que alguien piensa y se ocupa de nosotros” es frecuente escuchar entre los becados, sus familias y sus entornos. 2. Brindar un estímulo para ejercitar la responsabilidad asumida Se puede coincidir en que la responsabilidad es un valor insustituible para celebrar alianzas y sostenerlas en el tiempo. Alianzas que enriquecen y forman el capital social de cualquier comunidad. La responsabilidad también tiene un estrecho vínculo con la idea de justicia, de deberes y derechos. Está asociada también al esfuerzo personal a favor de cumplir con el compromiso asumido. A la hora de proponer asumir la propia responsabilidad y cumplir con lo acordado con el ProFORO •55