Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 33

Jóvenes y Responsabilidad Social Mons. Oscar Ojea El cuidado de la vida, en especial la de nuestros jóvenes Obispo Auxiliar de Buenos Aires Al final del capítulo 11 del libro de la Sabiduría leemos: “Tú amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que has hecho, porque si hubieras odiado algo no lo habrías creado. ¿Cómo podría subsistir una cosa si tú no quisieras? ¿Cómo se conservaría si no la hubieras llamado? Mas Tú eres misericordioso con todos ya que todo es tuyo, Señor que amas la vida”. (Sab. 11, 24-26). ¿Cómo tomar conciencia, cómo aprender y cómo transmitir el amor a la vida? ¿cómo vivir este amor y esta responsabilidad por el cuidado delicado y extremo por la vida tan amada por el Señor? Es el don más importante que Dios nos ha regalado, ya que Él es por excelencia el Señor de la Vida. Asistimos culturalmente a numerosas manifestaciones que expresan su deprecio y el rebajamiento de su dignidad y de su valor. Decía Victor Frankl que “el hombre ha logrado crear una estatua de la Libertad, pero ninguna estatua de la Responsabilidad”, que es en el fondo la otra cara de la libertad. No puede existir la una sin la otra. Al haber ensalzado exclusivamente la libertad, el hombre ha generado a lo largo de este tiempo una seudo libertad, salvaje, desentendida del compromiso con la vida de los demás y montada sobre un individualismo feroz que ha utilizado las posibilidades de la imagen, en este mundo globalizado, no para acercar las realidades vitales al corazón de cada hombre, sino para servir de pantalla que tapa y oculta la realidad. La pantalla que hemos creado no transmite luz sobre la vida humana sino que se ha transformado en un velo encubridor, maleable y funcional a la manipulación y al adormecimiento de la conciencia humana. Pongamos un ejemplo: una de las propagandas más importantes del último verano estuvo vinculada a una empresa cuyo mensaje en la pantalla era el estado paradisíaco de felicidad producido por una cerveza. Por otro lado en las noticias del día aparecían adultos horrorizados por la imponente alcoholización de los jóvenes hecha plausible a la salida de los “boliches” en cada amanecer por los hechos de violencia que se producían. Haciendo una ironía, esta contradicción podría traducirse en una parálisis en el accionar a favor de la vida, sin duda bendecidos “todos” por la cerveza. Estas contradicciones se podrían multiplicar, dado que hemos logrado utilizar los medios de comunicación para finalidades que por un lado estimulan de un modo afrodisíaco la sociedad del bienestar y por el otro testimonian la destruc- La drogadicción de nuestros jóvenes emerge en el contexto de una sociedad adicta, profundamente evasiva, que mira sólo lo que le reditúa una satisfacción individual e inmediata. FORO •51