Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 3

Carta del director Carta del director Hace muchos años –en la década del 70– cuando era muy joven escribí un libro que se llamó “Rebelión juvenil y cambio social” en el cual percibía en el mundo un sistema global que manejaban un número de personas (no identificables y seguramente desconocidas entre sí) que concentraban el mayor poder y dinero, y que ese era su único objetivo. Creía que el sistema estaba en quiebra, porque tenía sus puntos débiles, porque era contrario a los valores, y que la transformación debía partir de comunidades, particularmente de las nuevas generaciones. En esa época muchos jóvenes protestaban, algunos eran pacifistas y hippies, otros eran violentos. No compartía esas opciones, porque no significaban una salida, aunque sostenía que los jóvenes tenían un rol central en la búsqueda de un cambio. Algunos me dijeron que era una fantasía, no comprobable. Pero la crisis financiera actual superó lo que escribí en los ‘70. Hoy son los propios managers los que dicen que “cuando el capital se vuelve impaciente los directivos se vuelven indecentes” (ver página 95 de esta publicación) y hablan de “la cantidad de empresas que han quebrado dejando en la calle a centenares de miles de personas, mientras sus altos directivos se embolsaban ingentes cantidades de dólares”. Claro que la financiera es una de las tantas crisis que conmovieron al mundo en los últimos años, que nos hacen pensar en las plagas bíblicas, con la diferencia que no son sucesivas sino simultáneas. Jean-Yves Calvez (páginas 23 a 25) explica que son resultado del crecimiento humano, de grandes avances, pero plantean interrogantes éticos, y son desafíos. Las respuestas no pueden ser aisladas, sin compartir, sin organizar juntos, sin pensar en los demás. O sea, sin comunidad. La crisis solo se resuelve con solidaridad, y esa es la propuesta de la primera sección de este libro revista. Plantea terribles dilemas, que enumera el reconocido experto Bernardo Kliksberg, y la disyuntiva entre el “capitalismo de casino” o la batalla contra grandes inequidades. Si se elige mal el camino se van a generar tensiones adicionales en sociedades con niveles de cohesión social muy limitada, abriendo la puerta a opciones más radicales, advierte Miguel Carrera Troyano (Universidad de Salamanca). La responsabilidad empresaria (nuestra cuarta sección) es muy grande, como alerta Juan José Almagro (Mapfre), ya que hoy los hombres de negocios tienen más poder que nunca en la historia, y recuerda la frase del secretario general de la ONU Ban Ki Moon: “Quien tiene el poder tiene la responsabilidad”. Creía que el sistema estaba en quiebra, porque tenía sus puntos débiles, y que la transformación debía partir de comunidades. FORO •21