Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 27

Crisis y solidaridad Daniel Arroyo ¿Qué es ser responsables en la actual situación socioeconómica de la Argentina? Ex Ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires. Profesor de UBA y FLACSO El deterioro de los indicadores económicos, sociales y laborales del último cuarto de siglo, han sido tan pronunciados e inéditos, que a pesar de la reactivación productiva de la economía, la generación de nuevos puestos de trabajo y la implementación de masivos planes sociales, seguimos observando la persistencia de un cuadro social preocupante, con una inmensa población de argentinos con necesidades primarias insatisfechas, ingresos por debajo de la líneas de pobreza e indigencia y serias dificultades para insertarse o reinsertarse laboralmente en condiciones dignas. Nuestro país tiene en la actualidad 3 grandes problemáticas sociales. Primero, la pobreza estructural: hay un sector de la población que no cuenta con las necesidades básicas, que después de 6 años de vivir en un país que creció a un 9% anual, a la insuficiencia de ingresos le suma la insuficiencia de infraestructura básica, es decir que no tiene los servicios básicos y en el conurbano bonaerense se suma el problema del hacinamiento. Este sector crítico representa un 12% de la población, al cual el crecimiento económico no les llegó. Se trata de una franja que encuentra grandes dificultades para insertarse en el mercado laboral por el bajo capital social, la baja calificación y sobre todo, por la desvinculación prolongada con el mercado laboral. La segunda es la precarización laboral. Alrededor del 40% de la población se encuentra en el sector informal de la economía, con dificultades para la inserción en el mercado formal. Los obstáculos del propio sistema laboral genera n dificultades para su incorporación, así como falta de acceso al crédito y escaso desarrollo de emprendimientos productivos sostenibles. La pobreza en Argentina tiene como elemento central que a una gran proporción de la población no le alcanzan los ingresos para cubrir sus necesidades, aún contando con una fuente de trabajo. Por lo tanto, alcanza tanto a desocupados como subocupados, los que están en el plan Jefas y Jefes de Hogar Desocupados, los que trabajan en el sector informal y aquellos en el sector formal que perciben salarios muy bajos. Dos tercios Seguimos observando la persistencia de un cuadro social preocupante, con una inmensa población de argentinos con necesidades primarias insatisfechas. FORO •45