Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 113

Responsabilidad Empresaria En actividades culturales, educativas o deportivas, de deportes que son amateurs, que hacen mucho más a la formación del hombre, la inversión ya no es un peso en la gestión de la acción y dos pesos en la difusión; para esto necesitamos uno en la gestión y tres o cuatro pesos más en la difusión. Las ONG, los bancos, las empresas tienen que estar más juntas. Tienen que transmitir lo que hacen para sinergizarse mucho más. Tienen que ver qué temas son prioritarios. El tema prioritario para nosotros es la educación. Sin educación es muy difícil hacer algo. Lamentablemente la educación en los últimos 30 años en la Argentina no ha sido buena. También debería haber una ley de bien común, capaz de ofrecer incentivos para quienes gestionan y distribuyen, incentivos fiscales. El que tiene que desarrollar estos programas es el Estado. Pero nosotros tenemos que contribuir. No se puede reemplazar al Estado. El Estado tiene que hacer cultura, educación. No lo puede hacer una empresa privada; la empresa debe colaborar. Esta ley de bien común se basaría en una reducción de impuestos, tanto para la gestión como para los que hacen los contenidos, fundamentalmente para quienes distribuyen. Aquí viene la parte que explicaba antes. A los periodistas no les interesan esos temas. No interesa la educación ni la cultura. Los deportes que interesan no son los amateurs. El esfuerzo de la conciencia y el trabajo “no es noticia”. La noticia es lo que dijo un productor a un ex presidente o la decadencia que vemos todos los días reflejada en los medios. No es que sea así por los periodistas: es la realidad de un mundo que ha entrado en franca decadencia. Estamos en un severo problema que tiene que ver con la ética, la honestidad y trabajar por el bien común. Se tiene que tratar de mejorar de alguna manera en las empresas. Pero también tenemos que crear un ciudada no responsablemente solidario, porque si nosotros transmitimos y la persona no recibe, cómo hacemos para que reciba. No se puede generar solamente la oferta, sino también la demanda. Si no generamos ciudadanos, el gobierno es malo. Pero hay gobiernos malos porque somos ciudadanos malos. No digamos que los gobiernos han sido malos, porque los hemos elegido nosotros a través del voto. Todos los ciudadanos debemos tener un acceso mejor a nuestros derechos civiles. Si somos concientes de nuestros derechos civiles no vamos a votar porque nos pagan, o porque somos empleados públicos. Si votamos por convicciones tendremos mejores gobiernos, y entonces seguramente tendremos mejores ciudadanos. Con mejores ciudadanos tendremos mejor gente. Y así empezaremos a hacer algo importante con estos conceptos de Responsabilidad Social Empresaria masivamente.• Las ONG, los bancos, las empresas tienen que estar más juntas. Tienen que transmitir lo que hacen para sinergizarse mucho más. FORO •131