Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 111

Responsabilidad Empresaria Diego Videla Cultura y Responsabilidad Social Director de Asuntos Institucionales del Banco Galicia En 2001-2002 hubo una crisis ter- minal en la Argentina. Y nosotros –que para las cosas que no son buenas, resultamos pioneros– vivimos por adelantado una crisis que, en el año 2008-2009, ocurrió en el mundo entero. El desafío, en ese momento –sobre todo para las empresas de alguna manera vinculadas a la emergencia– nos compelía a actualizar la comunicación, a encontrar el nuevo “modo justo” de transmitir. Decididamente, no resultaría posible seguir haciéndolo como antes. Es que, como está escrito en la Biblia, la base de todo y hasta el origen mismo de la creación es el verbo, el “verbo encarnado”: la comunicación. Esa comunicación que es siempre fundamental, ya que de ella y de cómo se despliegue depende que nos entendamos o no. Sin comunicación es muy difícil que una empresa pueda transmitir y es muy difícil que las personas podamos recibir. Comunicación es cultura. Nosotros creemos fundamental el papel de la cultura. Y en especial la influencia de la educación, del patrimonio histórico y también de los deportes en la formación de las personas que no tuvieron oportunidad de formarse, por ejemplo, en una carrera universitaria. Y somos concientes de cómo serán ayudados sólidamente a lo largo de su vida. Fue así que, fundándonos en esta convicción, reconstruimos nuestra comunicación para una Argentina que estaba muy mal económicamente, basándonos en los cuatro vértices prioritarios en aquel momento: educación, cultura, deporte, patrimonio histórico. Items a los que luego en el 2005 se sumaron el programa de RSE del banco: salud, medio ambiente, y promoción laboral. Cuando empezamos en 2003 eran años muy difíciles en la Argentina, de mucha marginación, también de muchos problemas sociales y no menor requerimiento por parte de la gente para con las empresas, sobretodo para con el capital. El capital no puede ser un capital indecente, sino que tiene que tener un destino social y solidario; si no el capital se va a agotar, porque no se va a poder regenerar. Empezamos a estudiar qué se podía hacer en cultura, educación, patrimonio histórico, deportes, salud, medio ambiente y promoción laboral. Primero nos ocupamos de la cultura, con una Primero nos ocupamos de la cultura, con una serie de acciones que concretamos en estos últimos cuatro años. FORO •129