Revista Foro Ecuménico Social Número 6. 2009 - Page 110

Responsabilidad Empresaria Llegamos a los empleados con una propuesta que tuvo gran aceptación: el asesoramiento al emprendedor por parte de un voluntario. 128• FORO capacidades motrices o sensoriales –sin compromiso intelectual– que quieran reinsertarse en el mercado laboral a través de un emprendimiento personal. Ya sea en la sede de la Fundación o en las distintas plazas del interior del país donde Citi tiene presencia, Par interactúa, a su vez, con las organizaciones civiles y autoridades locales, dependencias gubernamentales, etc., para convocar a la participación en los talleres “El abc del Emprendedor” y “Cómo evaluar ideas para emprendimientos”. Los participantes de estos cursos deben presentar un proyecto comercial factible y una actitud positiva hacia su desarrollo y sustentabilidad. Citi y Fundación Par eligen entre los proyectos presentados a aquéllos que recibirán el microcrédito para iniciar su emprendimiento, que suele ser entregado formalmente en la entidad pública con la que se ha articulado la acción, dándole un marco de logro e impulso, ya que el beneficiario de este crédito lo vive como un premio a su esfuerzo. El crédito, que suele variar entre los $3000 y $5000, es a 2 años, no paga intereses y tiene un período de gracia de 6 meses. Citi le dona el dinero a la Fundación y ésta lo administra. La idea no es solo entregar el dinero como una transacción financiera, en busca del éxito comercial. El proyecto fue arraigándose en nuestra concepción de la RSE a través de la comunicación interna de los resultados de los emprendedores y del cambio que se operaba en sus vidas. Llegamos a nuestros empleados con una propuesta de voluntariado que tuvo gran aceptación: el asesoramiento al emprendedor por parte de un voluntario de Citi, bajo la figura del “mentoreo”, con una instancia de enriquecimiento para ambas partes. Para el emprendedor, porque tiene el apoyo de un trabajador activo en el mercado, que puede ayudarlo con su plan de trabajo, el seguimiento de sus números y también ser una persona de confianza a la hora de resolver pequeñas incertidumbres o inquietudes. Para el mentor es una oportunidad de acercarse a una realidad diferente, enriquecerse del esfuerzo conjunto y ayudar a combatir el más doloroso de los síntomas de la discapacidad: la discriminación. El programa ha sido especialmente bien recibido en el interior del país, donde es tanto más cercana la relación entre la entidad y los miembros de la comunidad. En nuestra sucursal de Corrientes el staff en pleno mentorea los 5 proyectos ganadores en esa ciudad. A la fecha, Fundación Par capacitó a 160 personas con discapacidades en el armado del plan de negocios y 22 emprendimientos están en curso (alcanzaremos 40 antes de fin de fines de 2009); 10 en Buenos Aires, 5 en Corrientes, 5 en Mar del Plata y 2 Tucumán. Citi y Fundación Par están extendiendo esta red de cooperación a Comodoro Rivadavia, Córdoba y Misiones. Estamos muy orgullosos de este proyecto, al cual llegamos como parte de un aprendizaje que vamos cursando para lograr nuestras metas como empresa socialmente responsable; aprendimos a generar un programa junto una ONG (Fundación Par); a darle sustentabilidad y desarrollo en el tiempo; a fomentar la interacción con las distintas autoridades y oficinas estatales de las diferentes plazas en las que implementamos el programa y a convertirlo en una oportunidad de trabajo voluntario, para que nuestra gente haga suyo el objetivo y todos juntos logremos aportar nuestro valor agregado a un objetivo común. Ese es el camino que queremos seguir andando.•