REVISTA DIRECCIÓN DE PROYECTOS EDICIÓN ESPECIAL: PANAMÁ - Page 40

40

La figura del Project Manager ha evolucionado a pasos agigantados desde que se empezara a profesionalizar en las últimas décadas. Su rol quedaba muy claro, pero entonces se abrió por delante un nuevo panorama digital que, no sólo ha transformado su papel en la empresa, sino que el cambio se genera en la propia organización, arrastrando a todos sus interesados.

¿En qué momento nos encontramos a día de hoy?

Nuevos modelos de negocios, amplios avances tecnológicos, acceso a un gran volumen de datos y un liderazgo que dista bastante del que hasta entonces conocíamos. Los nuevos retos del Project Manager se centran en una forma distinta de percibir la empresa en su conjunto. Existe, por tanto, un cambio generalizado en la cultura organizativa que implica una adaptación rápida. ¿El fin? Seguir siendo competitivos. Partiendo de esta base, es importante describir los grandes desafíos en un entorno digital que se transforma a una velocidad vertiginosa.

El valor lo decide el cliente. La priorización se hace por valor y la última palabra la tiene el cliente. Es una premisa indispensable en la actual gestión de proyectos.

Proyectos más colaborativos. Los equipos de trabajo son cada vez más multidisciplinares. Esto quiere decir que, existe una necesidad mayor de coordinación y colaboración entre todos los interesados del proyecto.

Se introducen nuevos perfiles profesionales. Los proyectos necesitan nuevos agentes que respondan a los requerimientos concretos del mismo. Así, aparecen las figuras del Product Owner —funciona como un transmisor de las exigencias del cliente y el equipo—, y Scrum Master —un facilitador para adaptar el impacto de los cambios en el proyecto.

Aplicaciones tecnológicas de colaboración. Todos estos requisitos digitales han generado la necesidad de una innovación inmediata en el diseño de herramientas de gestión de proyectos profesionales en el cloud. Precisamente, Sinnaps —herramienta para la gestión rápida y eficaz— promueve la colaboración de equipos virtuales y multidisciplinares. La gestión de permisos es básica en este nivel, un requisito que no debe faltar en la gestión actual de proyectos profesionales.