REVISTA DIRECCIÓN DE PROYECTOS PMI PANAMÁ MARZO 2017 - Page 27

Todo comenzó con foco en soluciones de software y tecnología informática para resolver la comunicación entre la gente de negocio y las áreas técnicas. Pero luego de cuatro años rápidamente se expandió a todo tipo de soluciones y así finalmente el rol quedó definido para entender la estrategia de la organización, conceptualizar la situación problema, ayudar a definir la solución, acompañar en la creación e implementación de la solución (que se da gracias a uno o más proyectos) y luego monitorear si los objetivos definidos se alcanzan para que en caso contrario el ciclo vuelva a comenzar.

El rol de Analista de Negocio complementa al rol de Director de Proyecto sin lugar a dudas. La preocupación del rol de Analista de Negocio es el producto/servicio/resultado como objeto de la solución que tendrá sentido si además se genera en un tiempo y costo estimados a partir de la ventana de oportunidad o ventana estratégica. La preocupación del rol de Director de Proyecto son las actividades necesarias para generar ese (y no otro) producto/servicio/resultado en el tiempo y costo estimados.

Hasta el año 2010 solamente el Instituto Internacional de Análisis de Negocio (IIBA®, www.theiiba.org) trabajaba en generar todo lo necesario para soportar el rol pero fue allí que el PMI® comenzó a visualizar la posibilidad de trabajar en conjunto.

En lo que sigue, no escribiré sobre métodos, técnicas o procesos. Me enfocaré en escribir sobre aquellas cosas que no siempre se encuentran en la literatura del Análisis de Negocio (si bien se deducen de la literatura) pero que se corporizan cuando el rol de Analista de Negocio se pone en práctica. Esto, dado caso que la lectora o el lector quiera “dar un salto cualitativo en el posicionamiento estratégico dentro de la organización” tal como señalara el PMI® en 2010 respecto a asumir el rol de Analista de Negocio.

Factores a tener en cuenta

Sus Deseos se hacen Realidad.

Analista de Negocio es el rol que asegura a cada interesado que “lo que necesita, desea, quiere es lo que obtiene”. Y esto vale para cada interesado en cada lugar de la pirámide organizacional. Trabajando sobre las necesidades y deseos convertirá el resultado en requerimientos que definan claramente todo lo que hay que producir para alcanzar el objetivo estratégico y también las características de la ventana estratégica detectada. Esos requerimientos ya especificados son tomados por el rol de Director de Proyecto para definir el alcance del proyecto. Aquí una primera gran diferencia entre ambos roles. Mientras el rol de Analista de Negocio debe dejar “volar” a los interesados sin coartar las ideas será el rol de Director de Proyecto el que los “devolverá a la tierra” (con la asistencia del rol de Analista de Negocio) cuando defina el alcance del proyecto. Para ilustrar la complejidad del trabajo nótese que en este texto se utilizan palabras y frases tales como “necesidad”, “deseo”, “solución esperada” y otras que contienen un alto componente de ambigüedad (comportamiento, hecho, palabra o expresión que puede entenderse o interpretarse de diversas maneras). No hay forma de lograr el resultado esperado si no se elimina la ambigüedad. Claro que primero, hay que lograr que los interesados expresen en palabras lo que necesitan, desean, quieren para luego transformarlo en requerimientos. Y todo esto es responsabilidad absoluta del rol de Analista de Negocio.

La Visión Sistémica

En el año 1968 el biólogo Ludwing Von Vertalanffy escribía el tratado denominado “Teoría General de los Sistemas” [Bertalanffy 1968]. Chester Bernard fue uno de los pioneros en plantear que las organizaciones deben ser estudiadas desde la Teoría General de los Sistemas (Concepción Sistémica), al definir a una organización como “Sistema social abierto y adaptable, que comprende además de los recursos humanos, recursos de conocimiento, físicos, financieros, de información e intangibles, los que modifican sus atributos y/o relaciones, para adaptarse a las condiciones del contexto o aun para modificarlo, con el fin de lograr determinados objetivos que le permitan sobrevivir y crecer”.