Revista CFIA 269 REVISTA269 - Page 29

DEPORTE & CULTURA VÍCTOR CANTILLANO : PROFESIONAL DESTACADO EN EL ÁREA DE ATLETISMO ¿Quién es Víctor Cantillano? Un liberiano de nacimiento, aunque su infancia transcurrió en Tilarán. Es creyente en Dios, soltero, padre de un hijo; licenciado en Ingeniería Civil, ha laborado en la Municipalidad de Tibás, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA), ha sido perito del Poder Judicial, profesor universitario y, actualmente, trabaja en forma independiente. Como atleta se especializó en las pruebas de 400 m y 200 m planos. ¿Qué recomendación les haría a los profesionales jóvenes que quieren combinar la Ingeniería con el deporte? Hay que partir de que el deporte es cultura; el profesional necesita hacer deporte pues si no lo ha hecho no ha terminado de vivir. El deporte abre puertas tanto en el ámbito laboral como en el personal. ¿Cuál experiencia deportiva ha sido para usted la más significativa? Es muy difícil pensar en una sola experiencia porque he sido seleccionado nacional durante más de 20 años, y en todos los viajes se viven situaciones interesantes; no obstante, en España, en el 2004, cuando participé en un Iberoamericano tuve la oportunidad de correr en un estadio lleno. En Costa Rica eso no ocurre pues siempre asisten a esas actividades las personas más allegadas a los atletas o al deporte. Por eso, cuando vi el estadio lleno me puse súper nervioso y me temblaba todo; esa fue una experiencia un poco diferente a todas las que he vivido. ¿Qué significa para usted el atletismo? Es un sistema de vida, un motor que te impulsa en todas las áreas. Afecta tu existencia íntegramente, de una manera permanente y sana, complementa a la buena persona y la ayuda a tener mejor calidad de vida. ¿Cómo es un día en la vida de Víctor Cantillano? Inicio el día dándole gracias a Dios, luego reviso mis prioridades según la demanda; puede ser que entrene o que me ponga a trabajar. Modifico constantemente el orden de las actividades con el propósito de cumplir todos mis compromisos, por esa razón en muchas ocasiones duermo menos y hago muchos sacrificios. Los fines de semana dedico un tiempo especial a mi hijo. Duermo y como bien gracias a Dios. 29 29