Revista Casapalabras N° 36 Casapalabras N° 36 - Page 66

Augusto Rodríguez Vivo algo que no espero vivir. Federico Jeanmaire S 64 hui no recuerda casi nada de su infancia. De lo poco que recuerda está su antigua casa en China. Era un lugar pequeño, limpio (su madre es temática con la limpieza), lleno de cosas raras, siempre había gente en esa casa; escuchaba risas, conversaciones, voces que se estrellaban contra las paredes. Era una casa muy húme- da, el clima en su ciudad era como un desierto: el calor y sol golpeaban como campanas todas las ventanas. China era una palabra que le so- naba familiar pero ahora la siente lejana. Shui quisiera imaginar más cosas de su pasado. Era muy niña para eso. Solo aparecen sombras que van y vienen de su frágil me- moria. Ahora ella vive con su madre en un pequeño piso de París. De a poco aprendió a hablar francés, con dificultades, pero aprendió a usar esa lengua impostada, esa lengua que venía del otro lado del mundo. Una lengua que no tiene nada que ver con ella. ’ ’ ’ A veces sueña con grandes len- guas verdosas que la acarician, la inundan, la mojan entera y le dicen cosas en chino y generalmente son quejidos, insultos, llantos atragan- tados. Ella se desespera, quiere gri- tar pero el grito se le queda atra- pado en medio de la garganta sin poder salir. Shui es una jovencita china que se pasa viendo televisión, suele comer algo que encuentra en