retratos | martin patricio barrios dec.2014 - Page 11

Entonces el Señor preguntó a Caín: “¿Dónde está tu hermano Abel?”. “No lo sé”, respondió Caín. “¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?” La Biblia. Génesis 4.9 Miré por la ventana los cables de la luz, pensando en el dios furibundo que alzaba el dedo para acentuar la pregunta: ¿dónde está tu hermano? Yo miraba los cables de la luz y me preguntaba, sin saber las respuestas que Dios sí sabía, ¿dónde está mi hermano? ¿qué he hecho? Me acordaba de los hombres azules de mi infancia, de los telem expulsados de los paraísos de la falaise; me acordaba mirando la calle vacía, sabiendo que ahí afuera había millones de bocas, de manos, de sueños, de ilusiones, de hombres y de mujeres que tallaron sus cuerpos, pintaron sus caras, encendieron fuegos, iniciaron guerras buscando la misma pregunta. Me miraron mirarlos y todavía sudan o lloran o aman o mueren de indiferencia; atónitos, deslumbrados por la insignificancia de la plenitud de sus diminutas vidas. Miraba a través de la ventana sabiendo que afuera estarán las mismas miradas en todas las miradas; las miradas que escondemos atrás de los muros, en los silencios, en los desiertos, en las aldeas atormentadas por la bruma, en el infierno de los bananos, en los hombres y en las mujeres que no tienen rostro, ni nombre ni nada. ¿Dónde está mi hermano? Ese que no tiene cara. Me acordé de esas cosas que inventamos los hombres para dejar la marca en la posteridad: el retrato. La pretensión de darle cara a quien no tiene cara, atribuir un nombre a una imagen genérica: todos los ojos de todos los pobres del mundo soportan la misma mirada, pero cada uno de ellos es cada uno de ellos. Es la intención del desocultamiento, no de la trasendencia. La pequeña poesía de ser, de estar, de estar siendo. Then the Lord asked Cain: “where is your brother Abel?”. “ I do not know”, answered Cain. “Perhaps am I the guardian of my brother?” The Holy Bible, Genesis 4.9 I looked at the light cables through the window, thinking about the angry God raising furiously his finger to accentuate the question: Where´s your brother? I watched the light cables wondering, not knowing the answer that God did know, where´s my brother? What have I done? I looked at the light cables remembering my childhood´s blue men, the small telems expelled from the falaise´s paradise; I was remembering looking at the empty street, knowing that there out there were million mouths, of hands, of dreams, of illusions, of men and women who carved his bodies, painted his faces, ignited fires, initiated wars looking for the same question. They looked at me to look at them and they still sweat or cry or die of nonchalance; amazed, dazzled for the insignificance of the fullness of his tiny lives. I was looking across the window knowing that out the same looks will be in all the looks; the looks th BvR