Rayos, otra vez!! vol.1 - Page 18

Roentgen cubrió el tubo con cartón negro para impedir el paso de los rayos catódicos y conectó el tubo en una habitación a oscuras. ¿Qué pasó? Pues resulta que vio como una placa de cartón cubierta de cristales de platino-cianuro de bario que tenía sobre una mesa a cierta distancia del tubo, emitía un resplandor de color verde amarillento.

Al apagar y volver a encender el tubo, este resplandor o luz se producía de nuevo sobre la placa. Todo esto ocurría a pesar de que el tubo estaba cubierto de cartón negro y la habitación estaba completamente a oscuras.

Estaba claro que algún tipo de rayos atravesaba el cartón, el tubo y el aire hasta llegar a la placa de platinocianuro de bario y al recibir la placa estas radiaciones, emitían esa luz verdosa.

Este hecho le llevo a seguirlo investigando el fenómeno durante las 7 semanas siguientes.

Colocó una pantalla con los cristales de platinocianuro de bario a mayor distancia del tubo, pero la misteriosa fluorescencia persistía.

Así, pensó que estaba ante rayos catódicos de gran penetración (alcance), o que había encontrado un nuevo tipo de rayos.

Ya había descubierto que estos rayos eran capaces de atravesar el aire hasta llegar a la pantalla. La siguiente pregunta que se hizo fue. ¿Qué pasaría si coloco otro material entre el tubo y las placas? ¿Será capaz esta radiación de atravesarlo y llegar a las placas, al igual que atraviesa el aire?

Se puso manos a la obra y colocó otros materiales de gran densidad entre el tubo y la pantalla.