Rayos, otra vez!! vol.1 - Page 13

En 1979 William Crookes, realizaba experimentos con tubos de vidrio con bombas de vacío, insertando a los primeros, dos discos metálicos, que los denominó electrodos, que al ser conectados a una fuente de voltaje, uno se cargaba positivamente y el otro negativamente. De esta forma, al generar una descarga eléctrica en el polo negativo (cátodo), se originaba un rayo de luz que se propagaba hacia el polo de carga opuesta (ánodo), observando que al acercarse a un imán el rayo, que denominó "catódico" se desviaba.