Periódico Casco Antiguo News EDICIÓN 25 · 2018 - Page 10

MIROSLAVA PA N A M Á EL DIARIO DE Miroslava M iroslava M orales W.W. U COMUNICADORA Y ACTRIZ, ETC., ETC. no de mis mejores ami- gos, Alfredo Smith, me invitó al lanzamiento de la nueva fragancia femenina de Versace, llamada Dylan Blue. El lanzamiento fue en el restaurante del hotel Central. Antes de llegar al Casco Antiguo, ya las nubes estaban negras, y así mismo yo apretaba pa que no lloviera antes de llegar a mi destino. Y voilà, entrando al Cas- co comenzó a lloviznar y, cuando el taxi ya estaba a una cuadra de la plaza Catedral, calló esssste palo de agua, como diciendo: te toca baño, chomba. Para mi suerte, nos dimos cuenta de que la plaza Catedral es- taba cerrada por una manifestación pacífica de agricultores y, por ende, el taxista tuvo que dar un tremendo vueltón para que me dejara lo más cerca posible del hotel, pero fue im- posible. El taxi me dejó en la calle- cita de Tántalo, que conecta con la plaza Catedral. Ahora, imagínate la escena: yo, Miroslava, levemente re- gia, vestida con un traje largo ceñido al body, las calles casi inundadas, chorrones de agua cayendo de los techos, y Yo intentando caminar so- bre las estrechas aceras dizque pa no mojarme, IMPOSIBLE. En ese mo- mento de estrés no voy a negar que hubiese preferido un balón de fútbol, levantarme el traje y ponerme a ju- 10 gar bajo la lluvia con los pelaos del barrio. La cosa es que ya iba tarde para el evento y no podía avan- zar hasta el hotel porque no había techo que me cubriera del agua. Ya tenía la basta del traje ahoga- da. Caminé unos diez pasos para ver cómo podía resolver y vi una tienda de artesanía. ¡PARAGUAS! Eso, no tengo paraguas en casa, así que fue el momento indicado para comprarme uno, y me metí al local. —Buenas tardes, ¿tiene para- guas? —le pregunté a la chica. —Sí, este —me respondió. —¿Tienes otro más pequeño? —soy práctica. —No, es el único modelo —era algo grande. —Ok, y, ¿cuánto cuesta? —18. —¿QUÉ? —18. —¿EN SERIO? —Sí, porque tiene esto, y lo otro... Y yo, en mi mente: es un @&$4$$”%€ paraguas. Si el para- guas me cantara Felices los cuatro, ta bien, pero NOOOO. —Yo: ¿Sabes qué? Con dolor me lo llevo porque voy supertarde, debo resolver y necesito avanzar. Y me lo compré. Llegué al ho- tel de la mitad pa’rriba seca y de la mitad pa’bajo mojá, claaaaro, porque el paraguas de casi 20 palos no me cubrió de la cintura pa’bajo. W.W.#CascoQueen Palo de agua: lluvia fuerte. Chomba: mujer negra. Felices los cuatro: cuatro sin- vergüenzas.