Periódico Casco Antiguo News EDICIÓN 20 · ENERO 2018 - Page 16

PERSONAJE C ésar del V asto E scritor · H istoriador A firma la leyenda que abrió sus ojos a este mundo en la aldea de David, provincia de Chiriquí, un 7 de mayo de 1917. Aprendió sus primeras letras y dicen que se graduó en el Instituto Nacional, entregándosele el diplo- ma de bachiller en Ciencias y Le- tras, pero no satisfecho con este, dibujó con Roberto Lewis y Fran- cisco Vallarino en la Escuela Nacio- nal de Pintura. «Roberto Lewis era un casca- rrabias. Siempre estaba de mal hu- mor. Y siempre también se las in- geniaba para desanimar a los que él consideraba que no tenían nada de talento para quedarse con su grupo de elegidos. Creo que él nunca con- sideró que yo poseía talento. No me incluyó dentro de su grupo y, como si fuera poco, me trataba mal. Su adoración era Ivaldi y recuerdo que en el grupo se incluía a una mujer, quien pintaba también, pero no re- cuerdo su nombre», aseguró. Se vinculó al semanario Mundo Gráfico en los años treinta: «Por mi primera caricatura, portada del tabloide, me pagaron dos dólares». Inquieto, prosigue estudios de pintura y música en el Cooper Union de Nueva York, en Estados Unidos, y en el Juillard School of Music de la misma ciudad, espe- cializándose como tenor e interpre- tando magníficos conciertos desde 1942. Pero otros afirman que luego de un año abandona el canto, para seguir las artes plásticas y se gana la vida, mientras tanto, cantando en varias iglesias. Vivió casi una década en Nueva York, donde realizó tres exposicio- nes individuales a partir de 1947. Viajero incansable, retorna a Panamá, donde la crisis de la clase oligárquica obliga a esta a imponer un gobierno fuerte en la figura del coronel José A. Remón Cantera, quien gobierna el país desde 1952. Lolo desde los diarios de la familia Arias Madrid, primero El Panamá América y luego La Hora, trabaja haciendo caricaturas políti- cas, geniales, contra los males de la sociedad, criticando directamente aquellos hechos más sonados. Este trabajo no le hizo aban- donar las artes plásticas. También estudió grabado y litografía en Mu- nich becado por el Gobierno de la República Federal de Alemania (1962). Expuso en París. Tampoco dejó de activarse en cuanto grupo cultural, intelectual, o artístico se realizara en las ciudades y provincias, pero dejando claro en muchas ocasiones su compromiso con la vida. Sus caricaturas y artículos se encuentran dispersos en los diarios nacionales e internacionales, y des- de los años noventa se le considera 16 PA N A M Á E udoro Lolo Silvera «F ue uno de los grandes pintores y caricaturistas de P anamá . S u talento llegó a exponer en el extranjero . E l país pierde a uno de sus grandes artistas », afirmó el escritor G uillermo S ánchez B orbón , al conocer del fallecimiento de L olo S ilvera a los 94 años , ocurrido el 26 de abril de 2010. el padre de la caricatura nacional; en su honor, cada 7 de mayo se celebra el día de los caricaturistas del patio. «Pienso retirarme, pero voy a se- guir pintando y escribiendo. Voy a seguir combatiendo todo lo que con- sidero lesivo a nuestra unidad como pueblo que tiene derecho a ser libre». Adelantó que estaba en proceso de editar un libro antes de morirse en el que recolectara todas las caricaturas que había publicado. Silvera opinaba: «mi labor como caricaturista es muchísimo más im- portante que mi vida como pintor». «Les voy a explicar por qué — dijo Silvera—; uno puede dedicarse al arte, pero el arte lo aleja de la reali- dad del mundo porque es una especie de escape, de terapia con la cual uno combate el lado feo de la vida. Y eso tiene menos méritos que enfrentarse a las fuerzas que están tratando de destruir a este país, a los militares, a los políticos corruptos y coimeros. Y yo he pasado la mayor parte de mi vida en eso, y yo así sí reclamo algún derecho como panameño». Adriano Herrerabarría escribió: «También destaca la crítica interna- cional hecha a este pintor. “La crítica del ‘New York Times’ y actual críti- ca del ‘Newsweek Magazine’, Emi- ly Genauer, ha comparado su pintura con la de Picasso y Tamayo, señalan- do algunas maneras comunes de pro- ceder en los tres pintores, sin que ello implique, dice ella, una imitación del gran maestro malagueño». La pintura de Silvera ha sido favorablemente comentada por los críticos del Paris Soir, Le Monde y L’Humanitè, de París. El crítico es- pañol Moreno Galván también co- menta elogiosamente la pintura de Silvera, a quien coloca en un lugar prominente con Tamayo, Lam, Gua- yasamín y otros, y advierte en un artículo aparecido en la revista Goya algunas influencias de la educación musical de Silvera en la pintura. En definitiva, este caricaturista, artista plástico y escritor partió al mundo de los inmortales, dejando sus obras como legado a los paname- ños y ciudadanos del mundo. Publicó un libro: Cuentos en pri- mera persona singular (Universidad Tecnológica de Panamá, 2004), que obtuvo la primera mención honorífi- ca en el Premio Centroamericano de Literatura “Rogelio Sinán” (2003- 2004). Y recibió otros premios: se- gundo premio del Concurso Interna- cional Sinfonía de París en Bogotá (1950, pintura); primer premio del mismo concurso en 1953; segun- do premio (1955) y primer premio (1957) del concurso de pintura Ri- cardo Miró, de Panamá; segunda mención honorífica, con su novela inédita El doctor, en el Premio Cen- troamericano de Literatura “Rogelio Sinán” (2002-2003).