Nómadas 02 - Page 33

Aquí sí se nota la influencia del contacto con la civilización occidental,por obvias e interesantes razones. Los primitivos uluit estaban en su mayoría armados con afiladas hojas de obsidiana o jade, o de cualquier mineral suficientemente duro para ser afilado por percusión hasta convertirlo en cortante. Los hallados actualmente en los yacimientos arqueológicos deben ser manejados con precaución pues –contrariamente a lo que ocurriría con cualquier metal- cortan como cuando fueron extraviados hace siglos. Pero, como no hay nada perfecto bajo el Cielo, a su corte extremo hay que añadir una fragilidad que los esquimales no hallaron en el metal que los exploradores británicos o rusos ofrecían, a veces regalado, a sus atónitos ojos. Ese preciado –para ellos- metal, provenía de la chatarra de las sierras que los blancos usaban para cortar los enormes troncos para cons-