Nómadas 02 - Page 14

Cuando ya teníamos pegados los tips - por aquel entonces ya utilizábamos resina fenólica como refuerzo para uso de cuerdas Fast Flight - se hacían los canales de estos y se montaba por primera vez el arco. El paso siguiente es de suma importancia, ya que tenias que centrar la cuerda si esta tenia alguna desviación, con pequeños lijados en los canales de los tips, puesto que si la cuerda tira mal, en los tips se produce un pequeño revirado de las palas cuando tiras de la cuerda y al arco no funciona como debe; si este defecto persiste en el tiempo, se produce el revirado permanente de las palas. Posteriormente se hacía el canal de la cuerda en la pala. Este canal de las palas debe ser sólo de ayuda ya que si el centrado con los tips esta bien hecho no seria necesario. De hecho, nosotros, antes de hacer el canal, controlábamos el tiller de arco comprobando la diferencia entre la cuerda y palas y si era correcto se disparaba el arco por primera vez efectuando unos cincuenta disparos de prueba. Si no era correcto se ajustaba con el lijado de la pala correspondiente. Una vez teníamos el arco funcionando correctamente se pasaba al acabado con la aplicación de un sellador epoxi en el puente y un acabado con un poliuretano de dos componentes. De esta aventura nació ManoArt, que fue la marca con la que se comercializaron nuestros arcos; algunos de ellos todavía siguen en activo después de 15 años. Todavía recuerdo cuando una tarde llegamos a Arcotellum con el segundo prototipo, éste ya tenia algunas variaciones y su acabado era superior al primero, y la cara de Mariano que después de hacernos esperar un buen rato para que probase el arco, lo prueba y sólo se le ocurrió decir – ¡¡ Joer va bien¡¡ y se fue al mostrador.