Mi primera revista - Page 115

5

Mariposa del aire

¡qué hermosa eres!

Mariposa del aire

dorada y verde.

Luz de candil…

Mariposa del aire,

quédate ahí, ahí, ahí.

No te quieres parar,

pararte no quieres…

Mariposa del aire,

dorada y verde.

Luz de candil…

Mariposa del aire,

quédate ahí, ahí, ahí.

quédate ahí.

Mariposa ¿estás ahí?

Federico García Lorca,

“La mariposa”.

Canciones y poemas

para niños

6

Regalaron a los niños

un cachorro de seis días.

El perrito casi no andaba ni veía.

Le criaron con biberón

y puré de salchichas,

pero no lo acariciaban,

le estrujaban,

le estrujaban. ¡qué paliza!

El perro a los niños

les alegraba, les hacía niñerías.

Los niños al perro

le hacían perrerías.

Creció el perro paso a paso,

y los niños ya no le hacían caso.

Cuando la familia

se fue de vacaciones,

le abandonaron en la carretera

entre unos camiones.

Y dijo el perro ladrando en voz alta

(que quien lo escuche se asombre)

-Me dan ganas de dejar de ser

el mejor amigo del hombre.

Gloria Fuertes, “La historia de un perrito”

8

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

está mudo el teclado de su clave sonoro,

y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.

Parlanchina, la dueña dice cosas banales,

y vestido de rojo piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente;

la princesa persigue por el cielo de Oriente

la libélula vaga de una vaga ilusión.

Rubén Darío, “Sonatina”. Prosas profanas.