MagLes Revista Lésbica MagLes 12 | The Party Issue | Febrero 2014 - Page 31

Opinión Y ese peaje recae desde hace tiempo en la comunidad LGTB Queer, personas que nuevamente resultan peligrosas porque quieren ser libres, quieren vivir su vida siendo quienes son, amar, ser amadas… Algunas personas y sectores, ven en las publicaciones, fiestas, actividades, asociaciones, festivales y en todo lo que lleva la puntualización “para ellas”, algo excluyente, sectario y hermético. Aquí me gustaría señalar una diferencia, entre “quienes lo ven” y “quienes quieren verlo y que se vea así”, es decir, las mismas personas que han tenido el monopolio de la actividad de ocio, de publicaciones, de actividades, en definitiva del negocio, no se han preocupado normalmente de respetar la diversidad, de que su oferta fuera atractiva, inclusiva y respetuosa para todas las personas. Es ahora cuando ven peligrar su control, cuando usan el argumento de secta y exclusión, irónicamente quienes hacían sentir a determinados grupos como marginales y sectarios, ahora protestan. Por cierto, nunca he visto a nadie protestar y acusar de excluyente a las actividades organizadas para personas de más de 65 años, a pesar de que están destinadas para determinado sector de población, por poner un ejemplo. LGTB, para que mujeres lesbianas con repercusión social “salgan del armario”, busca que de alguna manera aparezcan esas pioneras de las que hablaba al principio, esas personas que abran camino y faciliten al resto el acceso a los espacios públicos, siendo quienes son realmente. Quizás alguien no entienda o no quiera entender la libertad que se respira en las fiestas y locales “para ellas” y ahí mismo reside la clave, en pretender entender algo que no puede entenderse, porque se siente y se vive. Una de las principales formas de comunicación y de crear comunidad que tienen todas las culturas y grupos sociales son las fiestas, las celebraciones, momentos y lugares en los que dejamos nuestro “día a día” y nos divertimos, poniendo en común lo que somos sin disimular. He pasado por un par de kioscos de prensa y he visto publicaciones de diversas temáticas: deportes, corazón, ciencias, pesca, carnavales, ganchillo, fenómenos paranormales (y no me refiero al equipo femenino de balonmano noruego), artes marciales, economía, perros, bailes, hetero porno, salud, mujer y manualidades (literalmente, no hay segunda interpretación) ¿decepcionadas? ;-) He buscado en internet reuniones, quedadas, series de tv, web series y películas, y las hay de temas que nunca imaginé que pudieran existir. ¿Qué cambia en el hecho de que las fiestas, publicaciones y demás eventos sean “para ellas”? NADA, La demanda de visibilización de no cambia nada porque lo común mujeres lesbianas en España es constante. La petición de colectivos a todo es el sentido de comuni- dad, de una comunidad formada por personas que tienen algo en común y que quieren intercambiar, poder compartir un espacio y un tiempo sin tener que disimular, en el que poder aprender y conocer a otras mujeres, mirar a los ojos de su/s interlocutora/s y no sentirse juzgada/s, y por qué no…divertirse y ligar. Si hay alguien que ve estos lugares y espacios como algo extraño y propio de personas raras y/o extrañas, le invitaría a que me acompañase al próximo Congreso de Antropología o de Sociología al que asista, os puedo asegurar que nadie nos mira mal, ni nos juzga pero… rarit@ s somos y mucho. Más allá de todo lo que pretenda verse de extraño, lo que subyace es una realidad tan simple como humana, persona ́