MAGAZINE DE NEGOCIOS #14 OCT-NOV 2016 - Page 94

A principios del 2012, comencé a madurar una idea para un primer intento para cerrar mis estudios de postgrado, propuse desarrollar un estudio que “permitiera identificar aspectos y variables a abordar para el potencial desarrollo de una industria auxiliar o de servicios conexos en torno al uso de la energía fotovoltaica en Antofagasta”, como una vía para evaluar las posibilidades de desarrollo de esta industria, sustentada en la tesis de que era posible que algunos proveedores para la minería pudieran diversificarse para convertirse en proveedores de una industria fotovoltaica y desde allí, continuar tras la visión de generar un primer Clúster a partir de la Cadena de Valor para la Industria Solar Fotovoltaica. Para efectos de dicha propuesta, me limité a esta industria en específico para no extender demasiado el estudio y dada la información existente en ese momento.

Básicamente se trataba de generar un primer mapa que conectara la cadena de valor de la industria con la oferta potencial en la Región de Antofagasta, de modo de facilitar el cruce de ambos y la identificación de brechas necesarias de resolver. Esto es, qué necesidades de atracción de empresas, formación de capital humano, recursos, innovaciones, generación de nuevas empresas, etc., había que resolver, para poder contar, efectivamente, con un Clúster en la Región.

La matriz ideada, debía llegar a contener, en un lado, necesidades relevantes y/o dónde se requiere la mayor agregación de valor en la cadena de valor de la industria solar, y por otro, las empresas que tienen la posibilidad de efectuar dichas tareas, de manera similar a la de la imagen de la página siguiente.

Por distintas razones, no perseveré en este estudio, pero pude socializarlo con distintos actores, comenzando por la Dirección Regional de CORFO en Antofagasta. Creo que es allí donde se activó todo pues, muy luego,se ejecutó un llamado para realizar un primer estudio sobre Proveedores de Servicios Conexos para la Macrozona Norte. El 2014, se profundizaría el asunto a través de un Estudio de Mercado sobre Proveedores de estos servicios. Sin embargo, no es sino hasta el 2015, que se obtiene un estudio preparado por el Centro de Energía de la Universidad de Chile, el cual aborda una Propuesta para el Desarrollo de un Clúster de Energía Solar en la Región de Antofagasta y hacia fines de este mismo año, queda a disposición un informe de Levantamiento de Brechas y Hoja de Ruta para el Programa Estratégico Nacional en Industria Solar (PES).

Hoy en día surge de manera casi natural decir que la Región de Antofagasta tiene una alta radiación y que tenemos un gran desierto capaz de cobijar grandes proyectos de generación de electricidad gracias al Sol.

PARTE III CLUSTER AHORA