MAGAZINE DE NEGOCIOS #14 OCT-NOV 2016 - Page 80

Hay algo que estamos haciendo mal. Innovación parece ser el “mantra” de moda, pero no lo estamos haciendo bien.

En primer lugar, el concepto de innovación parece no estar suficientemente claro. El gobierno, las empresas y los medios de comunicación hablan frecuentemente de innovación pero ¿están todos de acuerdo con el alcance del concepto? Se ha dicho, por ejemplo, que “la innovación es la utilización de conocimiento nuevo para ofrecer un nuevo producto o servicio que desean los clientes” . Es un ejemplo de definición que confunde, en vez de aclarar. Esta definición enfatiza (a) que se requiere una invención (conocimiento nuevo), (b) que la innovación consiste en un producto o servicio y (c) que responde a un deseo de los clientes.

¿Se requiere siempre una invención? Definitivamente no. Puede que una innovación integre soluciones ya existentes: aquí la novedad estaría en la integración, no en la invención. Usted puede integrar el efecto fotoeléctrico, los chips RFID, las redes inalámbricas y la internet para manejar a distancia la temperatura, el portón eléctrico, las luces y las cámaras de seguridad de su casa. ¿Consiste siempre en nuevos productos o servicios? Evidentemente no: el Manual de Oslo , algo así como la Biblia de la innovación, establece que la innovación podría ser de producto, de proceso o de modelo de negocio. Dell innovó el proceso de capturar la demanda de los clientes, dar órdenes de ensamblaje a sus proveedores y entregar computadores personalizados. Uber innovó en el modelo de negocios: la internet y los automóviles ya existían, pero la propuesta de valor es nueva. ¿Responde siempre la innovación a un deseo de los clientes? No, claramente no. Algunas famosas innovaciones han propuesto soluciones que los clientes no sabían que deseaban ni necesitaban. Apple propuso el Smartphone y destronó a sus competidores, en la época en que era sencillamente impensable abandonar el Blackberry.

Michel Porter aportó una mirada diferente. Afirmó que una innovación es “una nueva manera de hacer las cosas que se comercializa” . La innovación se somete al crisol del mercado. Es la diferencia con el mejoramiento continuo: mejorar el proceso “order to cash” tiene un impacto interno importante, pero no se comercializa, no es innovación.

HACIA

LA INNOVACIÓN CONTINUA

UNA MIRADA GLOBAL DE EMPRESA