MAGAZINE DE NEGOCIOS #14 OCT-NOV 2016 - Page 38

El norte del país, por su ubicación en el continente, es el puerto natural para los grandes negocios, constituyéndose como puerta de entrada y salida de las importaciones y exportaciones desde América del Sur y hacia todo el Asia-Pacífico. En esa línea, no resulta extraño el acuerdo alcanzado con Paraguay en 2015 a fin de implementar depósitos francos y una zona franca para las importaciones y exportaciones a dicho país. Acuerdos de este tipo deberían seguir siendo fomentados, porque refuerzan la vocación portuaria y de servicios que existe en nuestra región. Asimismo deberíamos fortalecer aún más las zonas francas ya creadas como la de Iquique. Si vamos a potenciar el norte también se debe fortalecer lo existente.

Con este ejemplo, quiero destacar un potencial regional que ha sido sistemáticamente desaprovechado en el último tiempo y las cifras así lo muestran: hace aproximadamente tres años nos encontrábamos en una situación prácticamente de pleno empleo y con el PIB regional más alto de la última década, sin embargo, desde 2013 a la fecha, el PIB ha caído sostenidamente y el desempleo ha aumentado. Por cierto, hay factores externos involucrados, pero estos no son la causa basal del problema. Lo principal ha sido que las reformas del gobierno han ido estancando al país, dificultando el emprendimiento y derrumbando la inversión. Pese a eso, el país sigue siendo fuerte, pero en nuestra región, con una matriz productiva acotada, las variaciones de la economía se dejan sentir con una especial fuerza.

Objetivos

Estratégicos