MAGAZINE DE NEGOCIOS #14 OCT-NOV 2016 - Page 14

Un poco de contexto, la teoría de la mano invisible es una metáfora bien conocida pero no tan entendida por la mayoría: la economía de mercado tiene o tendría la capacidad para alcanzar el bienestar social máximo mientras se persiga el propio interés de los participantes en dicho mercado. En otras palabras, que la libre competencia es la mejor manera de funcionar en una economía, y que toda fractura de estructura y problemas sistemáticos que las leyes del mercado crean, pueden tener solución por “la mano invisible” del sistema en sí, refiriéndose a la autorregulación. Esta idea vio la luz en su libro de 1776, “La Riqueza de las Naciones” (4). La ausencia del gobierno en lo legislativo e intervención en lo referente al mercado es, por tanto, una de las principales bases de la teoría económica elaborada por Adam Smith a lo largo de su obra bibliográfica.

Para Smith, los mandatarios deben ocuparse de otros ámbitos de control más enfocados a la defensa o la justicia, dejando al mercado a su libre funcionamiento. De alguna manera lo ha sido así por mucho, con matices dependiendo de las corrientes políticas y su contingencia social y económica imperantes en cada gobierno, traduciéndose en su propio desarrollo o subdesarrollo por decirlo así. Lo evidente hoy, es que las sociedades demasiadas desiguales son ineficaces y sus economías no son estables ni sostenibles en el tiempo. Al existir esta disociación económica o elemento disfuncional, hasta los más ricos pagan el precio al fin y al cabo. La relación inequívoca que muchos economistas saben es que a mayor concentración de riqueza en unos pocos, más disminuye la demanda agregada, la demanda de la economía sería menor a la oferta y por consiguiente el otro elemento que cae es el consumo interno por aumento del desempleo. A pesar de todo aún hay esperanzas y se anuncian una y otra vez brotes y optimismos de primaveras económicas, pero la realidad es otra.

Todo ser humano tiene en esencia, esa inmaculada marca e ímpetu inicial de Hester, el personaje principal de la novela, Nathaniel Hawthorne, una mujer joven y hermosa, de sólidos principios morales, culta, indómita, amante de la libertad intelectual y de la libertad de espíritu, en una época en que recién comenzaba a emanciparse el intelecto humano de lo dogmático y lo puritano. Sin embargo el mismo personaje Hester termina en la inevitable reflexión del propio autor, “Es curioso que las personas que se atreven a dejar que su imaginación especule libremente sean a menudo las que se amoldan con mayor tranquilidad a los reglamentos externos de la sociedad”.

por MS Carlo Arqueros P

NOTAS:

(1) Lucas, R. (2003) The industrial Revolution: Past and Present.Annual Report Essay, Federal Reserve Bank of Minneapolis, 1 mayo 2014. Published by Harvard University Press. Robert E. Lucas Jr., un estadounidense cuyas teorías económicas dan al hombre común mucha más influencia sobre las políticas que los planificadores centrales, ganó el premio Nobel de Economía de 1995.

(2)Stiglitz, J. (2015) La Gran Brecha. Barcelona, España: Penguien Random House Grupo Editorial

(3) Smith, A. (1776) La Riqueza de las Naciones. Londres, Reino Unido.Primera vez publicado: En su idioma inglés original en Londres, el 9 de marzo de 1776, por la imprenta de W. Strahan & T. Cadell, con el título de An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations.

.

la mano Invisible