Madresfera Magazine 01 - Noviembre 2015 - Page 18

Las estadísticas demuestran que viajar a contramarcha es hasta cinco veces más seguro, pero la falta de información al respecto y los falsos mitos sobre las sillas ACM siguen siendo una barrera para la implantación generalizada de este tipo de sistemas de seguridad. E l profesor sueco Bertil Aldman, preocupado por la alta mortalidad de los niños en los accidentes de tráfico, desarrolló en los años 60 un estudio sobre la siniestralidad en las carreteras de su país. Basándose en la posición en la que amerizaban los astronautas de la “Misión Gemini”, es decir, en el sentido contrario a la marcha, Aldman consideró que ésta podría ser la forma más eficaz de conseguir mayor seguridad para los niños en sus viajes en coche. Así, en 1963 el profesor diseñaba el primer prototipo de silla a contramarcha y dos años más tarde (1965) la marca KLIPPAN lanzaba al mercado la primera silla infantil de coche para ser anclada al asiento delantero de espaldas a la marcha. Durante los años posteriores, a pesar de no ser obligatorio, fabricantes como Volvo o Saab fueron introduciendo la silla de automóvil infantil como un accesorio más. más seguro es que nuestros hijos viajen no sólo en una silla adaptada para ellos, sino que lo hagan en el sentido contrario a la marcha durante el mayor tiempo posible. POR QUÉ VIAJAR A CONTRAMARCHA Viajar en el sentido contrario a la marcha es la única manera de conseguir evitar lesiones. En niños, pero también en adultos. “Dada la fragilidad de los niños y la poca resistencia a impactos, presiones y estiramientos, la posición a contramarcha es la única que garantiza al 100% su seguridad”, nos explica Cristina Barroso, fundadora de la Gracias a este profesor sueco, hoy en día todos los países de Europa estamos obligados a llevar a los niños con sistemas de retención dentro del coche pero, aún, sólo unos pocos somos conscientes de que lo 18 • mama • NOVIEMBRE 2015 iniciativa A contramarcha, que busca dar respuesta a la gran demanda de información sobre la seguridad de los niños en el automóvil. Los padres buscamos información de todo tipo: alimentación, educación, sueño, etc. Como bien explica Cristina, “estamos en un momento en el que la información se busca y se comparte de unos a otros y la seguridad en el automóvil está dentro de ese foco de interés”. El problema, apunta, es que “en la mayoría de los casos se recurre a la fuente equivocada y por tanto, la información nos llega de manera sesgada y poco rigurosa”.