MAG #9 - Page 9

Otro aspecto de dirigir a las personas y organizaciones que al parecer por muy capaces que parezcan hoy en día, existe la acefalía de la optimización y disciplina, y administrar esto y los riesgos de los distintos stakeholders, parece tarea titánica. Como dice Warren Bennis, conducir gente es tan difícil como arrear gatos. Pues esto no es un problema solamente del liderazgo y de sus herramientas, es de los sistemas. Los líderes crean la visión, la confianza, el significado, el éxito y los ambientes propicios…siempre y cuando sobrevivan a la burocracia y a la desconfianza. Es decir el Management actual consiste y así se ve en las organizaciones, en copiar y administrar el Status Quo y mejorar como aspiración máxima, pero no la de crear un verdadero valor compartido con los stakeholders ni mucho menos compensar los daños medioambientales. La tenaz búsqueda de la utilidad, hace que la perspectivas financieras sólo sean resultado de la minimización de costos y eficiencia, y eso no es malo, pero el círculo de intercambio Tecnología-Activo-Trabajo ya está muy desgastado. Se necesita reinventar el Management, se necesita un cambio en las confianzas, buscar las mejores prácticas, o hacer benchmarking en los lugares humildes (me refiero a un jardín infantil desde la perspectiva de búsqueda de mejora de una gran minera) y dejar el ego a un lado es difícil. Ciertamente el nuevo desafío es como asumir el desgaste y mutar a una nueva evolución, adaptarnos, buscar nuevas maneras de transacción, de creación de valor y de fortalecer las perspectivas financieras y del cliente, incluso nuevas maneras de inspirarnos como colaboradores y directores. Esto implica mejorar procesos utilizando otras formas y no las ya desgastadas fórmulas de acción y reacción, de no hacerlo, seremos las especie en agonía viviendo la felicidad hipotecada al medioambiente y a la negación de utilizar nuevas tecnologías de avanzada, que para algunos es peligrosa y poco rentable lanzarlas al mundo hoy. En fin, después de este camino, invitar a pensar en perspectiva de innovación y creación y no buscar otra ruta similar, sino hacer una nueva.

Por Carlo Arqueros P.

Las desconfianza sólo crean mayores costos transaccionales y a todo nivel de la actividad económica.