MAG #9 - Page 33

¿Quién ganó? Y representando que intereses? Al menos en los votos gano la "calle poderosa", interpretada entre otros por un partido comunista dispuesto a formar coalición, y que dio lugar a la Nueva Mayoría. ¿Quién es el pueblo?, para la NM es la calle organizada, que clama por una Asamblea constituyente; por Más y Más Estado, la nacionalización de recursos naturales; expansión de la sindicalización; término a regímenes excepcionales a la inversión extranjera; fin al lucro en todo lo que pueda estimarse bien social e incremento de los sindicatos en el poder productivo.

Sin miedo a los errores y aprendizajes del Transantiago, se impulsan reformas que a juicio del Ministro ahora de la Presidencia y antes de la Educación, crearon expectativas que no se podían cumplir.

Sin embargo, no todos son sentimientos populares, y como recuerdan las encuestas de la CEP con porcentajes cercanos al 20% de aprobación al gobierno, las cifras Sí son relevantes. A la inversa del "gobierno del management", el “gobierno representante de los sin voz” se ve entrampado en malos resultados de la economía, seguridad, probidad y para peor un escenario internacional donde el "látigo del compañero Evo", recuerda que cada uno defiende su propia frontera, aunque sea de la izquierda populista latinoamericana.

Hay quienes además observamos con suma preocupación el deterioro de una base fundamental de la sociedad: la familia, el matrimonio, la protección de la vida del que está por nacer y la tolerancia creciente a legalizar drogas, como si con ello se acabara el problema de crisis de sentido.

Volviendo al punto inicial, ¿cuál es el modelo chileno de cara al año 2020? ¿El de la izquierda latinoamericana?; ¿el socialdemócrata de dos décadas chilenas? ¿O está por definirse una solución alternativa al “gobierno del Management”?

Las ideas siguen siendo importantes para mover la dirección de una sociedad y millones de chilenos esperamos que en esa batalla del pensamiento político se impongan las que creen en el poder del ser humano y su respeto en todo el ciclo de vida; la importancia de las familias y organizaciones sociales y comunitarias para decidir de mejor forma como gobernar para un futuro efectivamente sostenible.

En fin... Seguimos en la encrucijada, pero los ciudadanos tenemos poder para orientar su dirección. Es bueno recordarlo.

Por Daniel Guevara

Seguimos en la encrucijada, pero los ciudadanos tenemos poder para orientar su dirección. Es bueno recordarlo.