Madresfera Magazine 17 - Septiembre 2018 - Page 48

[ UN PROYECTO BAJO EL BRAZO ] clusivamente con productos 100% ecológicos y 100% naturales, como acreditan la certificación ecológi- ca UE Ecocert e IFS Food: “Vimos que, para lanzar un producto de calidad infantil, sí o sí, éste tenía que ser ecológico. Los ingredien- tes que nosotros incluimos en nuestros productos son de la más alta calidad y esto es parte de nuestros valores como empresa”. “Guisamos en ollas de 400 kg, añadiendo todos los ingredientes de cada receta hasta que el caldo hace “chup chup”, literalmente” Y en los ingredientes, precisa- mente, está otra de las caracterís- ticas diferenciadoras de los potitos Yammy: la innovación en lo refe- rente a sabores. “Creemos que hay una falta de innovación tanto en la variedad de ingredientes como en la calidad de los productos que se ofrecen para los bebés. Otros países como los del norte de Euro- pa, Asia o Estados Unidos tienen una variedad muy amplia. En España tenemos que cambiar un poco la mentalidad de las cuatro frutas básicas”, argumentan. Y en ello están. El aguacate, la quinoa, los arán- danos, el brócoli, la guayaba rosa, la remolacha, la batata o el mango, entre muchos otros alimentos naturales, han entrado en sus potitos, en mezclas de 48 • mama • SEPTIEMBRE 2018 sabores y texturas que los diferen- cian completamente de los potitos de otras marcas que podemos encontrar en el mercado. Pero sin lugar a dudas, lo que hace diferente a los potitos Yammy de los purés de cualquier otra mar- ca de la competencia es el proce- so de cocinado de los mismos. A diferencia de lo que venía siendo habitual en el sector (envasado en crudo y cocinado en el tarro en un proceso totalmente industrializa- do), Lola Zozaya y Alfredo De Lara han apostado por un proceso de cocinado artesanal, como el que llevaríamos a cabo en cualquier casa, pero en ollas de 400 kilos. “Nosotros no lo usamos como una simple estrate- gia de marketing, ya que realmente cocinamos así. Guisamos en ollas de 400 kg, añadiendo todos los ingredientes de cada receta hasta que el caldo hace “chup chup”, literalmente. Posteriormente tritura- mos en batidora hasta tener una textura como la que obtenemos en casa y finalmente damos a los purés un baño maría sin ningún tipo de conservante artificial. Tardamos más de una hora en cada cocina-