Madresfera Magazine 16 - Mayo 2018 - Page 81

[ EDUCACIÓN ] Dice Román Belmonte que “la red ha ofrecido un entorno más enriquecedor, un lugar de encuentro de los diferentes puntos de vista que lectores, críticos y especialistas tienen al respecto, una especie de foro de discusión sobre tendencias y escuelas”. Para el docente, hasta hace unos años la literatura infantil y juvenil era un ámbito de conocimiento muy restringido y valora que muchos se decidiesen a alzar la voz gracias a los servicios digitales. No obstante también admite que como en cualquier ámbito, no todas las opiniones son valiosas, “hay que seleccionar los lugares más interesantes y nutritivos de esta LIJ-esfera”. Coincide plenamente Paula Martos para quien lo digital es algo positivo pero también es un arma de doble filo: “Lo analógico está llamado a desaparecer y con él también los grandes prescriptores analógicos (libreros, periodistas culturales, tertulianos) y las “El libro como objeto sigue teniendo una función en el universo cultural y humano” voces únicas. Se diría que los blogs son el espacio natural dentro del universo online para transmitir valoraciones y opiniones sobre libros y llegar a un público amplio y diverso. Sin embargo hay otras plataformas que, curiosamente, se están posicionando muy bien a la hora de canalizar estas prescripciones. Destacan sobre todo Instagram y YouTube, donde están surgiendo respectivamente los fenómenos de los bookgramers y los booktubers, que son iniciativas que tienen mucho interés porque en general detrás de ellas hay gente muy joven. Las opiniones sobre LIJ se democratizan, como todo lo demás, pero el precio es alto: cualquiera puede opinar, sí, pero no todas las opiniones pueden ser interesantes”. Aún es pronto para sacar conclusiones, tendremos que esperar para saber cómo ha influido la tecnología en todos los sentidos a nuestra cultura. Y en concreto a la literatura infantil y juvenil. ■ MAYO 2018 • mama • 81 [ EDUCACIÓN ] Dice Román Belmonte que “la red ha ofrecido un entorno más enriquecedor, un lugar de encuentro de los diferentes puntos de vista que lectores, críti- cos y especialistas tienen al respecto, una especie de foro de discusión so- bre tendencias y escue- las”. Para el docente, hasta hace unos años la literatu- ra infantil y juvenil era un ámbito de conocimiento muy restringido y valora que muchos se decidiesen a alzar la voz gracias a los servicios digitales. No obs- tante también admite que como en cualquier ám- bito, no todas las opiniones son valiosas, “hay que seleccionar los lugares más interesantes y nutritivos de esta LIJ-esfera”. voces únicas. Se diría que los blogs son el espacio natural dentro del universo online para transmitir valo- raciones y opiniones sobre libros y llegar a un público amplio y diverso. Sin em- bargo hay otras platafor- mas que, curiosamente, se están posicionando muy bien a la hora de canalizar estas prescripciones. Des- tacan sobre todo Instagram y YouTube, donde es- tán surgiendo respectivamente los fenómenos de los bookgramers y los booktubers, que son iniciativas que tienen mucho interés porque e Ʌ)́䁝є䁩ٕ1́́ͽɔ)1%(͔Ʌѥ酸ѽ̰ɼ)ɕ́Ѽ聍ՅեɄՕȰɼ)ѽ́́́Օ͕ȁѕɕͅѕϊt+qɼѼ)ͥՔѕ)չչ͸)չٕͼձɅ)䁡յt) єAձ5ѽ́Ʉե)х́ͥѥټɼх́ոɵ)胊q1͝ͅɕ)䁍х́Ʌ́ɕ͍ɥѽɕ́͝)̀ɕɽ̰ɥх́ձɅ̰ѕձ̤䁱)鸁́ɽѼɄͅȁ̰ͥѕɕ)ՔɅȁɄͅȁ͵եѕ)ѽ͕́́ѥ́ՕɄձɄd)ɕѼѕɅɄѥ䁩ٕZ)5e<)+