Madresfera Magazine 16 - Mayo 2018 - Page 80

[ EDUCACIÓN ] ras y gran parte del de- talle de las ilustraciones. Igual pasaría con los libros de bebés, que necesitan ser manipulados por el pequeño como parte de su exploración sensorial. Pero hay géneros que sí pueden adaptarse y ade- más hacerlo muy bien”, explica Eva. “Hasta hace unos años la literatura infantil y juvenil era un ámbito de conocimiento muy restringido” Como ejemplo de géne- ro que sí podría adaptar- se, los primeros libros de narrativa para niños, para los que el formato electrónico puede ser un soporte igual de bueno que el papel, según la autora de Pe- keleke: “Ambos soportes pueden convivir sin necesi- dad de que uno sustituya a otro. Un ebook permite la descarga inmediata, es más barato (lo que permite leer más), no genera problemas de espacio (algo a considerar en nuestras casas cada vez más peque- ñas y cuando se tienen lectores voraces) y facilita leer en cualquier dispositivo”. Paula Martos, doctora en Historia, editora y crea- dora del blog Yo, mí, me, con libro, aunque considera positivo desde el punto de vista cultural el equili- brio entre ambos formatos, cree que la LIJ es uno de los géneros que más se está resistiendo a subirse al carro de lo digital: “La edición digital en general se está incrementando de manera lenta pero constante y cada vez hay más lectores que se pasan al ebook. Sin embargo, la edición digital de libros infantiles ha experimentado una contracción significativa desde el año 2012, según nos cuentan los últimos informes del Observatorio de la Lectura ya que la literatura infantil tiene unos condicionantes materiales que no poseen otros géneros”. Reconoce Paula que es una lectora nostálgica y “bastante poco amiga de las pantallas” pero opina que no hace falta ser un gran conocedor del sec- tor para darse cuenta de que la lectura tiende a lo digital. “Hay algunos cambios tecnológicos que van a afectar a nuestros hábitos de lectura de manera drástica. Desde hace muy pocos años estamos 24 horas al día conectados al resto del mundo a tra- vés de nuestros móviles. ¿Cómo? Con muchas imá- genes, sí, pero también con textos. Leemos a todas horas. Desde nuestros móviles leemos el periódico, el Facebook, leemos blogs, leemos el Twitter, leemos 80 • mama • MAYO 2018 revistas... Leemos todo el día. Algunos toda la noche. Está claro que hay que sa- ber aprovechar esta suer- te de “fiebre lectora” para conseguir que esos textos que leen nuestros chicos en sus móviles de última ge- neración merezcan la pena desde un punto de vista in- formativo, artístico o litera- rio”, añade. Comparte esa idea Ro- mán Belmonte Andújar, docente y autor del blog es- pecializado en LIJ Donde Viven Los Monstruos, para quien es importante utilizar los soportes y produc- tos que nos ofrece la tecnología en pro de un cono- cimiento diverso: “Aunque es cierto que la irrupción de la tecnología en nuestras vidas durante las últi- mas décadas ha diversificado la oferta de ocio y, por tanto, ha restado tiempo a otras aficiones clásicas como la lectura, también pienso que ha abierto nue- vos caminos hacia ella”. Para Román, los lectores siguen valorando el objeto libro como un espacio interactivo más. “Es un formato ad hoc, es decir, creado para albergar lo literario, una idea que hemos interiorizado in- conscientemente y que nos ayuda a seguir consu- miendo literatura en un soporte analógico como el papel. En definitiva, el libro como objeto sigue teniendo una función en el universo cultural y hu- mano”, explica. El papel de las webs y blogs especializados en LIJ Internet ha democratizado el acceso a la informa- ción y a la cultura. Las redes sociales y los blogs per- miten a los autores llegar a más gente, en diferentes lugares del mundo, y eso permite una mayor difusión de los contenidos. En este sentido, Eva Gracia insiste en que la tecnología no es enemiga de la LIJ sino todo lo contrario: “Las webs de literatura infantil, y también sus redes sociales, son una fuente infinita de recomendaciones extraordinarias de libros para niños. Antes de Internet no teníamos un acceso tan rápido, sencillo y directo a una base de datos tan grande (y en constante movimiento) entre la que elegir, además de estar fomentando la creación de comunidades de padres que comparten mismos in- tereses, en este caso la literatura infantil”.