Madresfera Magazine 16 - Mayo 2018 - Page 72

[ CULTURETA ] pio tono de color. Por eso en el libro cada mujer tie- ne un color, es un símbolo de que cada maternidad es única. DO: Mencionas también que apenas hay imágenes que re- flejen la maternidad a lo largo de la historia de la fotografía, más allá de tesoros dispersos, hasta llegar a la actualidad. Sin embargo, ¿por qué crees que las fotografías de emba- razo de estudio no reflejan una maternidad real? NG: En la introducción realizo un breve recorrido por la his- toria de la fotografía de mater- nidad, que progresivamente ha ido tomando importancia en nuestro imaginario colecti- vo. En el caso de la fotografía de estudio, el escenario es re- creado, la iluminación es arti- ficial y las poses que se adop- tan suelen ser forzadas. Está todo controlado y me parece un concepto completamente opuesto a lo que yo conside- ro real. En el libro aparecen las mujeres en sus hogares y esto las sitúa en un contexto que aporta veracidad a sus fo- tohistorias. Además del esce- nario, el tipo de iluminación es natural y aparecen en momen- tos de su vida cotidiana, con lo cual se refleja una maternidad real, sin filtros ni retoques. “En la maternidad, como en la mayoría de las experiencias vitales, se va aprendiendo por el camino” DO: Durante la elaboración del libro has acompañado a muchas de las mujeres que forman parte de él e incluso has estado presente en va- rios nacimientos. Esa impli- cación, ¿permite ponerte en la piel de otra mujer de ma- nera más real? NG: La implicación durante un tiempo prolongado y el acompañamiento profundo y cercano permiten querer más a esa persona. Quererla “bien”, desde un amor lleno de respeto por sus elecciones. A veces no se trata de ponerse en su piel sino todo lo con- 72 • mama • MAYO 2018 trario, de saber que no puedes ser ella ni entender del todo por qué toma las decisiones que toma. Es una posición humilde, de estar al servicio de esa mu- jer y sus necesidades. Ella, a la vez, está al servicio de su bebé, la vida que llega a este mundo. Es un ejercicio de amor incondicional, el mis- mo amor que la mujer puede darse a sí misma y que da al bebé. Con lo cual creo que es una labor digna y honorable. DO: ¿Hasta qué punto es ne- cesario separar esas historias de tus propias vivencias y ex- periencias con la maternidad? NG: Para acompañar veo ne- cesario olvidarse de la propia historia y entrar en un estado de total respeto hacia la per- sona que tienes al lado. Evi- dentemente tus experiencias vitales te ayudan en esta labor y puedes desarrollar la em- patía a partir de situaciones similares, pero sin perder de vista que c ada mujer es única y la forma de estar a su lado también lo será. Creo que es importante reflexionar con cu- riosidad y sin juicio sobre las propias experiencias vitales. En mi caso además de mi pro- pia experiencia de maternidad me ha ayudado mucho viajar y vivir en el extranjero estando en contacto con personas de culturas diversas. Observando a otros desde una posición li- bre de juicios puedes conec- tarte más fácilmente con el amor incondicional. DO: Las fotografías de las mu- jeres tienen una enorme fuer- za en el libro. Y todas apare- cen desnudas. ¿Por qué crees que es importante mostrar el cuerpo de la mujer embarazada? NG: Porque el embarazo es poderoso. En la era de la ciencia de Newton, dónde se prioriza lo que pode- mos ver o tocar, la vida creciendo dentro del vientre de una mujer sigue siendo en muchos aspectos un