Madresfera Magazine 16 - Mayo 2018 - Page 47

“Yo era de las que decía la maternidad no me iba a cambiar e iba a seguir haciendo mis cosas y por supuesto he visto que no es así” tengo una empresa, que esto ya no es ningún juego, puedo vivir de la música, puedo hacerlo bien, pero siempre con mente de empresaria, separando ingre- sos, vigilando continuamente los gastos. Los retos de una generación P: No sólo música. En 2017 publicabas tu primera novela, Trabajo, piso, pareja. ¿Qué ha pasado con las promesas de nuestra generación, aquello de “estudia para ser algo”? ¿Lo somos? R: Somos la consecuencia del “Vive tú lo que yo no pude” y tenemos siempre la mirada puesta en lo que podríamos hacer y nos estamos perdiendo lo que estamos viviendo en ese momento. Creemos que podemos ser cual- quier cosa que queramos puesto que eso es lo que nos han enseñado y claro, siempre que estamos en una situación pensamos si eso es lo que queremos o si podríamos aspirar a algo más. P: ¿Acaban las presiones sociales cuando tachas esos tres retos para el treintañero actual o aña- dimos un cuarto? ¿Los hijos? R: Exacto. Cuando tienes pareja estable y entras en la treintena parece que es una obligación por la que hay que pasar, pero mu- chos treintañeros siguen viviendo en casa de sus Portada del disco Santa padres, muchos no tienen trabajo, muchos no saben qué hacer aún con sus vidas. P: ¿Cuántas veces le han preguntado a Zahara aquello de “y los hijos para cuándo”? ¿Es una pre- gunta que le han hecho por igual a tu pareja? R: Desde que tengo veintipocos. La cosa es que cuando no quería tener hijos me decían que sí que querría. Y yo siempre lo he explicado, no he querido tener hijos y no me ha interesado la crianza hasta que me he visto en un momento profesional, sen- timental y económico apto para querer tener una familia. Eso me gusta, la familia. A mi pareja no sólo se lo han preguntado muchí- simo menos sino que cuando ya estaba embara- zada casi siempre me felicitaban en exclusiva a mí y cuando preguntan que qué necesitamos para el pequeño lo hacen a mí, no a él. Vivir la maternidad hoy P: Te escuché en un stories de Instagram decir que tras tu propia maternidad has tenido que “tragar- te” muchas de las palabras y pensamientos que tenías sobre ser madre, entre otras cosas porque, dices, nunca te había interesado la maternidad. ¿Tan diferente era lo que pensabas antes de lo que has vivido después? R: A mí no me interesaba la maternidad precisamen- te porque sabía lo dura que es. No ha sido una sorpresa en ese sentido. Es un golpe duro pasar de tener una vida a tener que estar pendiente de otra. Pasar a un segundo plano. Y se hace, por amor al pe- queño, por amor a tu pare- ja. Es bonito, pero es duro. Durísimo y poco o nada se habla de lo duro que es. Y parece que decirlo es que- rer menos a tu hijo, pero no es así. Yo lo adoro, más de lo que jamás pensé que podría querer a alguien. Es alucinante cómo ha despertado unos sentimientos que no tenía, eso es cierto, pero también que el pri- mer mes es un cambio brutal. Entre el postparto, los dolores, los loquios, la subida de la leche, el engan- che, el no dormir, el no tener temas de conversación con tu pareja, el no saber quién eres… No es fácil. Lo que sí que me ha sorprendido es que yo era de las que decía que la maternidad no me iba a cambiar e iba a seguir haciendo mis cosas y por supuesto he visto que no es así. Cuando aprendes lo MAYO 2018 • mama • 47